Desconcierto y temor en el Barrio San Roque por un supuesto caso de palermovirus

Ramón Encinas de 48 años fue encontrado esta mañana en estado decadente a un costado de avenida Alta Gracia y tras ser sometido al test del olfato habría dado positivo para palermovirus.

A diferencia del coronavirus, que mantiene en vilo al mundo y no distingue clases sociales, el palermovirus es más propenso a infectar a poblaciones bajas pretenciones gustativas.

Al parecer, este peligroso patógeno se intruduce a través del tracto digestivo y ataca rápidamente el hígado y el sistema nervioso central. Sus primeros síntomas son fuertes mareos, sensación de omnipotencia e incontinencia de sapucays y en casos avanzados puede derivar en el Mal de Chunis, y mensajes avergonzantes.

Encinas declaró haber participado de un evento social benéfico la noche anterior, donde presuntamente se habría contagiado. Advirtió además de la presencia de otros patógenos áltamente peligrosos como el doblevévirus, talacastovirus y el temido vitonevirus. Las autoridades no descartan más contagios en ese evento.

El paciente cero ahora se encuentra aislado y bajo un estricto tratamiento a base de coca-cola helada y alikal. Las autoridades sanitarias informaron que Encinas manifestó su arrepentimiento por haber violado el distanciamiento social y ante la posibilidad de haber arrastrado a otras personas a su padecimiento. 

“Se mostró especialmente sensible al caer en cuenta de lo que sucedió, prometió no volver a hacerlo y nos agradeció por la atención”, explicó uno de los especialistas que lo está atendiendo. “Es emocionante ver cómo los pacientes reaccionan y el vínculo que construimos en estas duras situaciones. Encinas ya nos considera más que amigos, para él somos sus únicos amigos, sus hermanos”, relató el especialista.

Su familia también se manifestó complacida por la evolución favorable del hombre y esperan que pueda superar pronto este mal rato. La prioridad ahora es detectar a los demás participantes del evento de anoche para advertirles sobre lo sucedido y llevar adelante las medidas de contención. 

La esposa de Encinas se mostró preocupada en ese sentido, sobre todo luego de encontrar una bombacha fucsia en el bolsillo de su marido, lo que indicaría la presencia de al menos una persona sospechosa de contagio y sin ropa interior. “No se va a salvar”, premonizó la señora Encinas, entre pesimista y furiosa.

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.