Diego Mouzo: “Soy un enamorado de Corrientes y Boca Unidos. Siempre seguí ligado”

La vuelta a los estudios de MEGA98.1, llegó con nuevas propuestas y una de ellas consiste en recuperar partidos, equipos y jugadores de Boca Unidos a los cuales tenemos presente mayormente por la tradición oral que se fue transmitiendo a través de generaciones de hinchas. Diego Mouzo, aquel notable zaguero bonaerense que brilló con la roja y amarilla en la década de 1980, respondió con prontitud a nuestra convocatoria y nos regaló los más gratos recuerdos de su segunda casa.
Por Adolfo Pereira de Republica Aurirroja 
Reconocido por sus actuaciones en cancha, pero aún más por su calidez humana fuera de ella, Diego Fernando Mouzo es un ex futbolista bonaerense con corazón correntino. Culminó su periplo formativo como jugador en la reserva de Racing de Avellaneda, previo paso por Talleres de Remedios de Escalada. A principios de 1983, llegó a la ciudad de las siete puntas para iniciar su trayecto en el profesionalismo y se terminó quedando siete años antes de regresar a su tierra natal.
 
No fui como otros jugadores que hicieron algún campeonato y se volvieron. Yo tengo un hermano allá y tengo amigos que son como familias mías y que por supuesto son referentes del club, decía en el inicio de la charla con RA, confirmando que el payé de CorrientesBoca Unidos y el barrio Camba Cuá surtieron efecto: siempre estuve ligado. Imaginate que estamos hablando de hace 35 años atrás. Siempre seguí con esa cosa de volver porque soy un enamorado de Corrientes que hizo un cambio muy grande en mí, hubo un antes y un después; y Boca Unidos es esa referencia allí, ese amor que uno siempre tuvo” recalcó.
A pesar de su juventud, rápidamente Mouzo se ganó un lugar en el equipo principal y la consideración de sus compañeros, en un plantel que mezclaba talento local y empezaba a ampliar sus horizontes: Jugaba Pípero Gauna, la pareja de fullbacks era Montero-Mouzo, mi gran amigo Walter Chapo, el interminable Julio Ayala, Victor López, Pelé Almirón, Palito Arce, Ariel Coullery, que ya no está más con nosotros, Luisito Disanti, el Oso Hermida, los hermanos Azula, el Gato Macoratti, Ruli Escalante, toda una camada de jugadores que forman parte de la historia grande del club, no me quiero olvidar de ninguno. Y todo se potenció aún más, a partir de la llegada de un campeón del mundo:salimos campeones locales y después jugamos el Regional, con la llegada de Pancho Sá, Jorge Célico, Sergio Soldano y Leopoldo Jacinto Luque. Un montón de muchachos del Camba y otros de afuera formamos un grupo bárbaro”(…)
La mística barrial lo cautivó, el sincretismo cultural con notoria impronta afro lo envolvió y también al equipo, que arrastró multitudes tras la ilusión de codearse con los “grandes” en un Nacional: “Las canchas se llenaban. Con las viejas tribunas de los corsos se armaban las tubulares y llegamos a meter diez mil personas.  Imaginate que el que llevaba las pelotas y las casacas era el gran Leoncio Benítez. Íbamos caminando por Alberdi hasta la cancha de Lipton y todos dando una mano. Venía Chin Chin, Roberto Fausto Caballero, un referente de la hinchada de Boca Unidos y también Rey Momo. No me quiero olvidar de un grande que fue Lucio Buche Ruíz Díaz, un emblema de Boca Unidos, con quien tuve el gusto de jugar (…)
Aunque supo consagrarse campeón en repetidas oportunidades con el club de la ribera correntina, el defensor y referente ribereño señaló que las frustraciones y los objetivos que no se cumplieron, lo condujeron a retirarse prematuramente: “Vivíamos un fútbol que no tenía mucha continuidad; terminabas un torneo y el equipo se desarmaba, era muy difícil reunirlo de nuevo y otra vez volver a entrenar abajo del Puente”. De allí también, su alegría por el crecimiento institucional experimentado en los últimos años, por eso Boca Unidos tiene que estar muy contento con la infraestructura que logró: tener su estadio, tener su lugar, eso es muy importante como identidad. Y, por supuesto, siempre recordar las raíces y la historia, que fue muy rica”.
En el cierre de la nota, reafirmó su compromiso con la roja y amarilla, al explicar que estuvo presente en el duelo ante la Academia y, muy a su manera y sentir, dejó un saludo cargado de emotividad y buenas vibras: “Estuvimos festejando en la cancha de Lanús. Para mí es muy grato que siempre se acuerden, es un mimo muy grande el que me hacen, les agradezco de corazón. Un abrazo grande para toda la gente del club y lo mejor siempre está por venir”.
Podés ver la entrevista completa durante el último programa, en el siguiente enlace

1 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like