Un cliente pide el cosito que va en la cosa y el ferretero se lo da

Un hecho sorprendente sucedió ayer cerca de las 19 en una ferretería céntrica de la ciudad. Un cliente acudió al local buscando “el coso ese chiquito que va en la otra cosa” y el ferretero, sin dudar, volvió exactamente con lo que le habían pedido.

 

“La verdad, es la primera vez que me pasa. No soy mucho de ir a las ferreterías, pero mis anteriores experiencias habían sido mucho más problemáticas”, confiesa el joven de 24 años llamado Facundo.

 

“Lo más sorprendente fue que ni siquiera terminé de hacer el gesto de cómo va el cosito para que el ferretero me entienda”, comentó asombrado.

Efraín Arroyo tiene más de 50 años detrás del mostrador de su ferretería, y un bagaje incalculable de pedidos y gestos de este tipo. “A esta altura, con solo escuchar la campana de la puerta cuando entra el cliente, ya tengo la mitad de la información sobre lo que va a pedir”, se jacta el comerciante. “El resto ya me doy cuenta cuando respiran”, agregó.

En su larga carrera ha oído términos como coso, cosito, cosorolo, cuchunflo, pendorcho, y el popular “pichito”. “A esta altura hay poco que me sorprenda”, confiesa Arroyo con gesto adusto.

Facundo no fue el único cliente sorprendido por las habilidades del ferretero del sexto sentido. Algunas semanas atrás, una joven llamada Mariela compartió Facebook una foto de un cuerito de canilla vendido por él. “Yo en realidad entré al local pensando que era una pilchería y don Arroyo me dijo: tomá, este es el que necesitás. Y era nomás, este mes me vino la mitad en la factura del agua”, confesó la joven. Testimonios como ese tomaron relevancia en los últimos días en las redes.

 

Hay quienes ya acudieron a Arroyo pidiéndole vaticinios para la lotería o las carreras, pero el ferretero no comulga con oportunistas. Con solo mirarlos un par de segundos con la cabeza gacha y por encima de sus anteojos de carey, los advenedizos comprenden que no obtendrán lo que buscan.

“Es muy profesional, muy profesional”, insistió Ramiro Blanco, remisero y apostador a medio tiempo que intentó obtener del ferretero algunos vaticinios para el el Quini 6. “Él solo se dedica a anticipar los pedidos de cosos y cosas que van en otras cosas, no se sale de eso”, explicó.

Arroyo aseguró que seguirá usando su don solo para fines laborales y en horario comercial. Ante la consulta de este cronista sobre si quería agregar algo más, el ferretero concluyó: “Sí… coso”.

 

 

Escucha el Club de los Fracasados, los sábados de 16 a 18Hs por Mega 98.1 o www.mega981.com.ar

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.