El 9 de noviembre hace 51 años se publicó en San Francisco (California) el primer número de la revista Rolling Stone. Fundada por Jann S. Wenner y el crítico musical Ralph J. Gleason, en su día estuvo considerada ‘la Biblia del Rock and roll’.
Con una línea editorial que apuntaba a la creciente contracultura, era bastante diferente de la mayoría de publicaciones underground que surgieron en la mayoría de las ciudades norteamericanas a finales de los sesenta.

En su primer número mostraba a John Lennon durante el rodaje de “How I won the war” Wenner escribía que “la revista no es solo acerca de música y los músico, también los elementos y actitudes que la propia música abarca y genera”

El éxito de la revista le valió incluso una canción de Dr. Hook & the Medicine show escrita por Shel Silverstein: Cover of the Rolling Stone, todo un hit.

En los años 1980, aunque escritores clásicos de las dos últimas décadas como Lester Bangs seguían junto a Thompson, la revista adoptó valores corporativos que evitaban con anterioridad, como por ejemplo pruebas de drogas a los empleados. Además, la redacción de Rolling Stone pasó a Nueva York para estar más cerca de la industria de la publicidad.

A principios de los 2000 se enfrentó a decadentes ingresos y competencia de revistas como Maxim o FHM, pero Rolling Stone se reinventó tomando posiciones en cuestiones políticas internacionales -la situación de Oriente Medio, el calentamiento global o la economía- y apuntó a lectores más jóvenes.

Iggy Pop, Bono, Tom Wolfe y Ken Kesey escribieron para ella y se empezaron a publicar listados de los más grandes de todos los tiempos.

Considerada la madrina de la crítica de la música moderna y generadora de un buen número de periodistas del rock como Greil Marcus, Cameron Crowe, Jon Landau, Beng Fong-Torres y David Fricke, los trabajos de autores como Tom Wolfe y Hunter S. Thompson y las fotografías de Annie Leibowitz contribuyeron en gran medida al prestigio de la publicación. El mes de septiembre de 2016 se anunció que Wenner se encontraba en el proceso de venta del 49% de sus acciones a una compañía de Singapur llamada NabdLab. También se aseguró que el nuevo inversor no tendrá influencia alguna en la línea editorial de la revista. Justo un año después, Wenner puso a la venta el 51% restante.  

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.