THE LONG NIGHT

La esperadísima batalla por Winterfell terminó, pero dejó algunas opiniones divididas.

La tan esperada batalla por Winterfell, que los showrunners ya habían anticipado que iba a ser la más larga y espectacular de la serie, que había costado más de 15 millones de dólares de presupuesto, 750 actores y 55 días de rodaje, finalmente está entre nosotros. ¿Cumplió las tan altas expectativas que se había puesto?

Game of Thrones nos tiene acostumbrados a despliegues de presupuesto hace ya varias temporadas. Pero la batalla contra el Night King y su ejército era lo que veníamos esperando desde la primer temporada. Tenía que ser la mejor. En redes sociales la opinión está muy dividida, algo que no había sucedido otras veces -como la Batalla de los Bastardos, por ejemplo- donde el consenso era positivo. Personalmente, tengo que decir que esta batalla me decepcionó bastante. Hubieron decisiones de fotografía, dirección, montaje y guión, que considero que no fueron las adecuadas, y le sacaron peso dramático a lo que debería haber sido uno de los mejores episodios de esta gran serie.

La queja más común que se está leyendo es el tema de la iluminación: “estaba todo oscuro y no se veía nada”. Lo cual es bastante cierto. La batalla era de noche y sucedía en medio de una tormenta de nieve, por lo que la visibilidad para los personajes era muy limitada. Obviamente fue una decisión creativa totalmente intencional poder transmitir esta sensación al espectador, y el resultado fueron escenas -que sumado a un montaje bastante flojo- muy caóticas donde había momentos que no se podía distinguir a qué personaje estabas siguiendo, si alguien estaba muriendo en cámara o qué estaba sucediendo. Por eso sostengo que la decisión no fue acertada; aunque entiendo lo que buscaban, creo que se podía lograr de otra manera. Miguel Sapochnik, el director de este episodio, ya había dirigido episodios con batallas excelentes como Hardhome y La Batalla de los Bastardos. Esta última es un claro ejemplo de que se puede transmitir la claustrofobia, caos y desesperación de una batalla, y que en ningún momento el espectador tenga dudas de lo que sucede o de dónde están los personajes.

Obviamente no es todo negativo. De hecho el episodio arranca excelente, mostrándonos a algunos personajes en la previa de la batalla. Vemos a Sam muy nervioso y a Davos atento; luego en el patio de Winterfell, con un pequeño plano secuencia, vemos a la pequeña Lyanna Mormont, a Tyrion preparándose para ir a las criptas tal como se lo ordenó Dany, y a Bran y Theon dirigirse hasta el Weirwood, donde servirán como carnada para el Night King. Después vemos el impresionante despliegue en el campo de batalla, con cientos de Dothraki y Unsullied formados y preparados para el combate. Al frente, Jorah, Brienne, Jaime, Tormund y Ghost. Sorpresivamente, quien llega antes que ningún enemigo (¿cómo pasó a través del ejército de los muertos?) es Melisandre, que ya había predicho que iba a volver a Westeros para morir allí. No se equivocó. Con una plegaria al Señor de la Luz, enciende en llamas todas las espadas de los dothraki, en un momento visual impresionante.

El ejército de los wights y los white walkers aún permanecen ocultos en las penumbras, pero los dothraki no esperan y van al choque con sus espadas flameantes. En este momento la oscuridad está utilizada de manera magnífica, ya que de a poco las llamas se van apagando y dejamos de verlos y de escucharlos. Algunos pocos, Jorah entre ellos, regresan corriendo. El terror comienza.

Desde lo alto, Arya y Sansa observan la desoladora imagen, y la menor de las Stark obliga a su hermana a refugiarse en las criptas, no sin antes darle una daga para defenderse y repetirle la misma frase que le había dicho Jon en la primer temporada, cuando le obsequió Needle: “Hincalos con el extremo puntiagudo”.

Desde una colina, vemos a Jon y Dany que no quieren esperar más y deciden montar sus dragones e ir en busca del Night King. Mientras están en el aire, quedan atrapados en una tormenta de viento y nieve que les quita prácticamente toda visibilidad. Sin embargo, Drogon logra salirse y en una imagen preciosa con la tormenta detrás, emite un chorro de fuego implacable, que elimina cientos de muertos, aliviando un poco la terrible batalla a sus pies.

La batalla en tierra no viene nada bien, así que el plan es retirarse hacia el castillo y dar la señal a Daenerys para Drogon para incendie las trincheras que protegerán el perímetro, pero todo sale mal y la poca visibilidad impide a Dany hacerlo, así que es Melisandre, una vez más, la encargada de pedir al Señor de la Luz que intervenga. Esto no logra detenerlos por mucho tiempo, los wights se las rebuscan para atravesar el fuego y empezar a subir los muros en una escena que recuerda a “Guerra Mundial Z”. Es acá donde tenemos algunos de los momentos de acción mejor logrados, con Jaime y Brienne peleando espaldas a espaldas, y Arya demostrando hábilmente con su lanza todo lo que aprendió en Braavos. Tenemos también una de las muertes heroicas del capítulo, Lyanna Mormont que, en una escena que homenajea a Eowyn en “El Retorno del Rey”, termina con el wight gigante, dando su vida.

Arya es protagonista de otra de las secuencias mejor logradas del episodio, que parece salida de una película de terror. Dentro de la biblioteca, logra escabullirse y escapar de algunos wights, pero luego es perseguida por los pasillos hasta que es rescatada por The Hound y Berric, quien termina dando su vida para ayudarlos a escapar. Luego, Arya se vuelve a cruzar con Melisandre, tal como ella se lo anticipó en la temporada 3, cuando se vieron por primera vez; y le repite lo que le había dicho esa vez: que cerrará ojos marrones, ojos verdes y ojos azules. Esto le prende un foquito a Sansa: ¿qué le decimos al Dios de la Muerte? Hoy no.

Mientras tanto, en el aire, Drogon, Rhageal y sus jinetes Targaryen se enfrentan contra el Night King, en una pelea que tiene momentos bellísimos, pero también caóticos donde es difícil distinguir un dragón del otro. Finalmente logran tumbar al Night King e incendiarlo con un “Dracarys” de Drogon, pero nada sucede, es inmune al fuego de dragón. Jon no se rinde y va a su encuentro, pero el Night King hace el truquito desafiante que ya conocemos: levanta los brazos y TODOS los muertos se vuelven a levantar, (¡incluidos los de las tumbas en las criptas!) rodeando a Jon y dejándole via libre para ir a cumplir su objetivo de asesinar al Cuervo de Tres Ojos.

Daenerys viene al rescate con Drogon, pero el dragón es atacado por muchísimos wights que lo obligan a tumbarla y ahora es ella quien queda rodeada, hasta que viene Jorah y en un último acto de amor hacia su khaleesi, la defiende y protege hasta su último aliento. Una de las muertes más conmovedoras, sin dudas.

Jon no se rinde y en una secuencia magnífica -acompañada por la hermosa melodía de Ramin Djawadi-, va en busca del Night King. Lo seguimos por todo el castillo de Winterfell, que está invadido de fuego y muerte. Pero va a llegar demasiado tarde. Théon ya dio su vida para proteger a Bran y todo parece inevitable; pero segundos antes de que pueda asesinarlo, es Arya quien aparece de la nada desde atrás y apuñala al Night King con la ya icónica daga de acero valyrio de Littlefinger. La daga que debería haber matado a Bran en la primer temporada, es la que lo termina salvando.

Y es así como termina la amenaza de los white walkers, la que se viene construyendo desde el piloto, con Arya Stark salvando el día. Muchos esperábamos que fuera Jon el que le ponga fin a todo, pero si lo analizás por un rato, cierra perfecto que sea Arya la que lo haya hecho. Obviamente nada de esto hubiera sido posible sin Jon, que fue el que se puso al hombro la causa, hizo lo imposible y logró juntar ejércitos que nunca habían peleado juntos, dio su vida para ganar esta guerra, y sin dudas estaba dispuesto a hacerlo una vez más. ¿Fue un final un poco anticlimático? Tal vez, pero me termina gustando.

Pero Game of Thrones no termina, aún quedan tres domingos más para respondernos la otra gran interrogante, ¿quién terminará en el Trono de Hierro?

1 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like