Cuatro vidas salvadas por la escritura

Por Darío Ramírez

La SADE organizó una distinción a escritores asociados a sus actividades impartiendo el concepto de que las letras pueden salvar vidas. Sus experiencias son un reflejo de que con una motivación se puede llevar adelante la osadía de cumplir sueños yendo contra todos los pronósticos.

Son las 20 de un jueves frío en la ciudad de Corrientes. Es el día del escritor. Me dirijo a la nueva sede de la Sociedad Argentina de Escritores Corrientes (SADE) ubicada en calle Pellegrini entre San Lorenzo y Catamarca. Al llegar me encuentro con Gustavo Ojeda, escritor y periodista. Se encuentra dando la bienvenida a todos los invitados. En el lugar se van a distinguir a cuatro escritores, quienes trabajan junto a la SADE y su experiencia de vida les vale una distinción.

Se acerca Avelino Nuñez (presidente de la Sociedad), está vestido prolijamente y su voz me recuerda a un locutor. Modula cada palabra que pronuncia como si estuviese leyendo cuentos a chicos de la primaria. Esta es una celebración de los escritores y Avelino como presidente toma el rol de maestro de ceremonia: recibe a cada invitado y los ubica en el salón de actos. La sede está compuesta por una oficina y un salón. Tiene un piso de alfombra gris y asemeja a un aula de clases diminuta. Comienzo por entrevistar a Avelino.

-¿Qué representa el día del escritor para los correntinos?

-Este es un día simbólico, un día muy fuerte donde recordamos el natalicio de Don Leopoldo Lugones, que fue el primer presidente que tuvo la Sociedad Argentina de Escritores. En honor a él se instituyo éste día, para que festejemos todas aquellas personas que llevamos adelante la práctica de la escritura. Sabemos que la escritura es un trabajo de mucha soledad en la mayoría de las veces, y que tenemos exigencias, nos auto exigimos constantemente para ofrecerle a nuestro público lector uno de nuestros mejores productos que puedan encontrar. ¿Qué significa el día? Es un día glorioso, un día hermoso, porque es un día de encuentro. Porque todas las personas que practicamos la escritura podemos brindar, vernos las caras. Quizás llevar adelante proyectos, porque siempre que nos vemos surgen nuevos proyectos.

Acto seguido Avelino se retira al salón y se anuncia el inicio del acto. En una mesa larga dispuesta al frente del salón se sientan cuatro señores. A la izquierda está sentado Mario Albino Casco, al lado Eduardo Rolón, lo sigue Alejandro Mauriño y por último Froilán Blanco. Al lado de Froilán, se sienta un hombre que no tiene nada que ver con las distinciones, sólo está para ayudar a Froilán ya que éste no ve más.

Entonces Avelino comienza la disertación, con palabras claras y una pronunciación intachable, llegando a escucharse hasta las eses que por costumbre solemos olvidar de pronunciarlas. “Mario Albino Casco: un escritor incansable, un héroe de Malvinas. Una persona que a pesar de los obstáculos de la vida está aquí. Lo mismo del señor Eduardo Rolón a quien también la vida le ha jugado una mala pasada, pero el con la fuerza interior que tiene pudo ir superando esos obstáculos. Quiero destacar el valor que tiene porque más allá del reconocimiento quiero que nosotros tomemos en cuenta que a pesar de las condiciones que se encuentran siguen haciéndolo. El señor Froilán Blanco fue perdiendo la vista, hoy ya no ve pero sigue escribiendo. Tiene una señora a la que va dictando todo, bien a lo Borges. Está aquí con proyecto de presentar otro libro. Nosotros nos debemos a las letras. Somos perseguidores de sueños.

Mario Albino Casco

“Me tocó vivir cosas muy desagradables. Yo la he pasado bastante mal, entonces decidí que el tiempo que me resta voy a hacer algo para ayudar. Desde que me peleé con el señor Parkinson comencé a escribir libros prácticamente de autoayuda para los que están comenzando con el tratamiento en hospitales públicos. Escribo para no rendirme, escribo para no morir.”

Eduardo Rolón

“Para mi es gratísimo ser escritor. Como general padecí una enfermedad que es esclerosis múltiple progresiva, tengo doce lesiones cerebrales y mi enfermedad un buen día se detuvo y me dejo su discapacidad y algunas cosas más. Pero bueno, esto es lo que te toca y tenés que palearla. Aspirando a la tenacidad porque siempre fui un tipo tenaz, le metí para adelante. Un día no sé por qué, le digo a todos, ojala hubiesen estado chicos acá. Jovencitos chicos, yo creo que la afición por escribir es el sexto sentido que todos tenemos porque el día que entró el virus de la escritura es imposible dejarla. A mí me pueden pedir cualquier cosa pero que no escriba es imposible. Yo mismo me he puesto barreras para no escribir porque no te está haciendo mal esto. Paulo Coelho solía decir que cuando alguien le pone la flor de inspiración a sus recuerdos es allí donde nacen los libros y yo hago eso. He escrito dos libros publicados. En realidad cuatro, pero la publicación está medio jodida en estos tiempos. Pero he publicado dos que me han llenado de orgullo. Es para contar en otro libro las anécdotas de volverse escritor. Encima de convertirme en escritor. un día nuestro presidente acá tuvo el tupé de volverme poeta. Un día me dijo “me gustan tus poemas” y me volví poeta. Soy un caradura. Les pido disculpas.

Alejandro Mauriño

“Yo quiero contarles dos frases que motivan a mí por lo menos a dedicarme a la literatura. Hay una frase latina que dice “ningún día sin una línea”, los que escribimos tenemos que tomarlo como un ejercicio permanente. Y Julio Cortázar decía que uno debe escribir todos los días porque entonces cuando un día llega la inspiración lo encuentra a uno trabajando. Y es así. Yo creo que gran parte de las cosas que escribimos van al cesto de papeles. Pero un porcentaje importante se edita. Por lo menos todos los libros que edite yo, digo qué caradura que era de pendejo, no puedo creer las cosas que editaba. No me preocupaba por nada y hacía experimentos literarios. De viejo uno es mucho más pudoroso y entonces elimina muchas de esas cosas. ¿Por qué escribe uno? todos tenemos una vocación, algunos son músicos, otros hacen teatros. Una vez frente a un grupo de personas pedí que levante la mano aquel que nunca cuando tenía diez o doce años no intentó escribir un poema. A una compañerita o compañerito. De 60 personas que había en la escuela solamente unas cinco o seis no levantaron la mano. Todos habían intentado escribir un poema alguna vez siendo niño. Ninguno de los que estaban ahí había intentado escribir un ensayo o una novela. ¿Por qué? Porque todos los géneros tienen su código. Por ejemplo en el género dramático es fundamental que haya diálogo. No habría cuento clásico si no hubiera una presentación una trama y un desenlace. Eso es típico de todo cuento. Y en la poesía tiene que haber símbolos, imágenes. Debe ser el género más difícil de todos. Es más todos escribimos versos libres cuando comenzamos y Borges decía el verso libre es el más difícil. Porque el verso libre tiene que tener necesariamente metáforas, imágenes, símbolos, sino no es poesía. Hace algún tiempo me salió un soneto. ¿Saben gracias a qué? A que se cortó la luz y me quede sin internet, sin música y sin radio, nada. Entonces a la luz de la vela rápidamente me di cuenta que no es necesario tener todos los elementos necesarios para poder escribir con tranquilidad. Tengo 70 años y varios libros editados pero no gané plata con la literatura pero gané algo muy difícil de transmitir, que es poder crear personajes, hacerlos amarse, morirse y vivir. Y crear fantasías literarias con la poesía. Les dejo una útlima frase de Ruben Dario el grande, “sin la mujer la vida sería sólo prosa.”

Froilan Blanco

“Comencé a escribir muy tarde porque hay una galería de escritores talentosos en corrientes, sociólogos, historiadores. Y uno se siente como galleta entre los pasteles, pero yo empecé a escribir a los quince años, estaba todavía en sexto grado pero me publicaba mis poemas el diario La mañana de Don Elías Abad y ahí trabajaba un amigo. Después en El Litoral porque ahí trabajaba mi hija de periodista. Entonces escribía leyendas, cuentos, poemas, etc. Yo no sé si son buenos o malos mis poemas, normalmente le escribo a mis hijos, nietos pero escribo. A todos les hago poemitas. Actualmente tengo cerca de 300 poemas y comencé a escribir en el año 1997 en el antiguo palmar que es la primera inmigración de italianos de san Luis del palmar. Yo tenía una guía para escribir. Porque la provincia de Corrientes es linda, tiene motivos propios, tiene sus leyendas, tiene sus bellezas, es hermoso para escribir pero también tiene sus causas, que es de defender con dientes y uñas nuestra cultura que está en peligro permanentemente. Figúrense ustedes que desde 1778 el rey llamado Carlos Tercero prohibió que se rece la misa en guaraní en su colonia, es decir, prohibió que se hable en guaraní porque acá en la provincia de Corrientes en las misiones jesuíticas se hablaba solamente en guaraní de manera que nosotros tenemos una honda raíz guaraní en nuestra cultura. Y nos demuestra dos brazos fuertes que tiene el guaraní: el chamamé y el mate, que han sido despreciados. Este sexto libro que estaba en imprenta se llama “Entre mate y mate” y lo escribimos a raíz que una señora por ahí del Delta de Tigre o algo así despreció un mate y entonces escribimos este libro de diez capítulos. En cada capítulo demostramos que el mate es una infusión noble que reconforta y ayuda a vivir, ayuda a comentar entre amigos las cosas. Entonces estamos escribiendo eso y tenemos en marcha otro que se llama Modesto Flores Caminante y no sé si lo voy  a publicar porque tengo 97 años y voy a cumplir 98 y no sé hasta dónde voy a ir. Pero en mis escritos defiendo la cultura correntina que no solamente es guaraní sino también nacional que se mezclan entre ambos y es imposible negar.”

Termina el acto y con fuerte aplausos los asistentes reconocen la vida y trayectoria de los homenajeados. Salvados y motivados por las letras en ese juego de darles vida a personajes ficticios o buscar palabras para la belleza de las cosas que uno sabe apreciar desde el alma. Pienso que después de todo no es necesaria la vista para cumplir el sueño de escribir, como dijo el Principito “lo esencial es invisible a los ojos”.

22 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like