Ingredientes de calidad para cocinar “Guerra”, el EP de Emo Alegre

Cualquier persona que después de cierta edad haya tenido que empezar a cocinarse para si mismx habra descubierto, tarde o temprano, la sagrada trinidad que conforma la cocina básica argentina: Cebolla, ajo y morrón.

Cada uno ofrece amablemente sus características para salvar cuánta comida se nos ocurra, la tradición tana la pone en las salsas, la gallega en tapas y tortillas, garpan en ensaladas también, a ver… Sobre gustos no hay nada escrito pero sobre recetas seguramente algún libro haya.

Emo Alegre nacido Emiliano Agustin Alegre ya pasó por esa etapa, es más, nosotros estamos en una relación rara con él como público… No! tranquilxs, esto no es una crónica medio falopa, mala copia de Tom Lupo, ojalá! No es eso, es más una gran metáfora medio falopa a lo Tom Lupo.

Emo llegó a la madurez, ya sabe cual es la base y ahora nos la viene a ofrecer en su totalidad, una base que arranca con el morrón (Nolan) que empieza a dar color, siguió con el ajo (Emo) que es posiblemente el ingrediente favorito de este ser humano y como toda cosa favorita reviste complejidad y múltiples usos, en resumen, un album y bueno, esta semana cerro esto con la cebolla, un ep. Viste! ahora todo empieza a tener sentido, sencillo, LP, EP, morrón, ajo y cebolla, como la ve el tipo! como la ve!

Ahora, lo que nadie te va a contar es que Emo te vino a traer los ingredientes crudos, porque “Guerra” termina de definir la línea que arrancó en Nolan, un sonido crudo, reminiscente del garage del mid 00’s pero no tan cuadrado, asume riesgos, no se casa con nada, eso queda claro sobre todo en el back de “Insomnio” una arpegio y un solo con olor a western pero una base rítmica que sale de anda a saber donde porque no responde a esa línea inicial, lo hace un tema incómodo bien, como la tapa de Artaud, como que se te queme un poco la cebolla pero ese saborcito garpa banda. “Hay una guerra” nace como cortina de un programa de radio y se nota, con una guitarra que “The Hives” podría estar interesada en adquirir para ellos (Que esto se lo banco, las influencias o referencias siempre al 10, como cierto tema del anterior album que puede sonar parecido a cierto tema que se puede o no llamar “La herida de Paris”) y una base bien de rock de radio, como la mezcla que propone esto cumple su función, es pegadiza, es insistente, es como hacer cebolla caramelizada, tenes que estarle encima dando vueltas. Por último “Trinchera” que es la otra parte de Emo, que se hace presente desde su álbum, que es el spoken word y en este caso con un juego de voces bastante interesante hacia el final, cosa de que no te quede pesado, como la cebolla encurtida, parece fácil pero lleva su proceso, para que ahora pueda estar aca, asi sencillita, tuvo que recorrer su camino.

-Pero escuchame gordo, acabas de comparar todo con comida hecha ¿No estaba crudo?
-Si, es que eso queda patente en la voz de Emo, el chabon no esta aca pensando en gustarte, está buscando que quede claro lo que te está diciendo, que te llegue la data.
Lo del sr. Alegre no es más que ingredientes y recetas, ingredientes que ya conoces y recetas que te hacen dudar pero hasta que no las pruebes no vas a poder decir si te gustan o no.

 

 

Reseña de Oliver Koslov.

2 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like