Julián Oroz profundiza en sus refugios con “Hay un lugar”

En épocas de distanciamiento social e incertidumbre, encontrar un refugio donde sentirse a salvo parece indispensable. Real o imaginario, ese lugar que habita en algún rincón de nosotros nos permite visitarlo de tanto en tanto, cuando la bruma pesa y necesitamos una brisa de alivio, calma y resguardo. “Hay un lugar donde siempre volvés cuando viene la tormenta”, dice Julián Oroz, y deja un disco como invitación a hallarlo.

            Hay un lugar es el cuarto álbum de estudio del cancionista rioplatense Julián Oroz. Grabado entre finales de 2019 y finales de 2020 en el estudio Fábrica de Música, el más reciente trabajo del compositor cuenta con 7 canciones que reflexionan acerca de la soledad, el presente y el reencuentro con uno mismo.

Fiel al formato canción y a la fusión de ritmos latinoamericanos que ha caracterizado su camino musical, Oroz despliega en esta última entrega un recorrido por las distintas influencias que lo han marcado y lo han ayudado a encontrar su lugar, sus canciones. “Cantarte canciones de Jaime y de Jorge, aquellos maestros que marcaron nuestro norte”, declara en el track 3, “Febrero en Montevideo”. 

Destellos de Jaime Roos, Jorge Drexler, Atahualpa Yupanqui, Juan Luis Guerra, María Elena Walsh y Alfredo Zitarrosa tienen lugar en Julián, quien apoyado en el poder de las palabras y en lo transformador de la música busca desatar y compartir los pensamientos y emociones transitados durante el período de aislamiento: “La pandemia nos mostró, entre otras cosas, lo efímero de todo. La importancia del presente y de las cosas más sencillas. Aprendimos a valorar el tiempo y el espacio. Añoramos lugares. Evocamos sitios de nuestra vida donde estuvimos. Y también tuvimos que buscar adentro lugares nuevos. “Hay un lugar” habla de todo esto”, reflexiona el también autor de La Importancia (2014), Centellas (2016) y Ternura (2018).

Producido junto a Charly Valerio (con quien también realizó “Centellas” y “Ternura”) y trabajado con las pausas exigidas por el 2020, Hay un lugar sin dudas lleva la marca de estos tiempos. Veinte minutos de canciones rioplatenses dueñas de íntimas atmósferas que van de la emotividad al humor, de la nostalgia a la alegría, del pasado al presente y de la soledad a las verdades. Todas caras de una misma moneda que Julián Oroz lanza al viento, preparado para cantar cada resultado.

Hay un lugar cuenta con la participación de Inés Errandonea, Nicolás Soares Netto, Victor Borgert, Juani Rashplash, Viviana Ghizzoni y Charly Valerio. El arte de tapa estuvo a cargo de Herlo Ramone y la masterización fue hecha por Andrés Mayo.

4 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like