Problemática de los abogados litigantes en Corrientes

El pasado 2 de Julio visitaron “La guardia alta” miembros de la Asociación de abogados litigantes de Corrientes para dejar en evidencia la problemática que sufre el abogado en el ejercicio de su profesión en Corrientes.

Miguel Sabao y Maria Eugenia Benitez señalaron ésto al respecto:

“La IGPJ (Inspección general de personas jurídicas) no nos quiere otorgar la personería jurídica a la Asociación de abogados litigantes de Corrientes, y uno de los temas que queremos plantear desde nuestro lugar es la estructura del poder judicial. La provincia nunca ha construido un edificio para el poder judicial aunque en su momento se ha tenido la oportunidad de acceder a la donación que hizo la municipalidad de Corrientes en el predio de Santa Catalina, de 4 hectáreas, las cuales deben estar ahí sin hacerse nada.

Este gobierno, y todos los anteriores, se empecinaron en no construir un edificio para el poder judicial lo cual facilitaría un millón de cosas para los profesionales.

Debería haber al menos dos edificios donde en uno tendría que haber juzgados de menores, correccionales, de instrucción, civil, comercial, etc y; debería contar con boxes para cada oficina pública en el mismo edificio lo cual evitaría que el abogado ande “girando” por todas las oficinas durante las mañanas.  Además de que se  ahorraría mucho en el transito.

Aparte los representantes del SITRAJ, reclaman ahora el cuidado de los empleados judiciales, por la pandemia, pero no se dan cuenta de que el día que prendan un fósforo, que ojala nunca pase, en cualquier juzgado va a ocurrir una catástrofe porque las oficinas están abarrotadas de papeles y si viene cualquier profesional de la salubridad va a saber que esos lugares no están aptos, en las condiciones que están funcionando.

Aparte del sueldo tendrían que reclamar una estructura, un predio grande, cómodo donde cada uno pueda ir con su vehículo, sea el que sea. Ese es el panorama que venimos solicitando.

La pandemia vino a poner de manifiesto las falencias edilicias -estructurales y de capacidad de poder afrontar de una mejor manera el trabajo de los empleados como el de los profesionales litigantes. No hay espacios, son edificios, casas antiguas, con alquileres altísimos, que si se construyera esa ciudad, o ese espacio judicial, se ahorraría mucho dinero y además de la salubridad y la seguridad en las condiciones de trabajo tanto de empleados como de los abogados litigantes y no nos olvidamos de los ciudadanos que concurren diariamente a los tribunales.

Ojala que esto sirva para ver como está ese espacio de Santa Catalina, que se piense respecto de los planos, la obra. Así podamos ver en algún momento, o quizás ya no nosotros, pero el futuro de abogados pueda ver un buen servicio de justicia.

Nosotros sabemos que en el edificio de San juan y 9 de julio, no hay lugar para nadie y cada vez hay más abogados.

Además hay que tener en cuenta que el abogado también necesita llevar a su cliente a realizar cualquier tipo de tramite, y esas personas a veces están en unas condiciones muy incomodas, porque por ejemplo ¿Cuantos baños públicos hay en el edificio de San Juan? todo es muy inconveniente. Lo mejor es comenzar a diseñar la ciudad judicial que será muy importante para nuestro trabajo y el de la gente en general. Chaco es un ejemplo, que tiene dos hermosos edificios en la entrada por Av. Sarmiento y ¿Nosotros no podemos hacer un solo edificio en la ciudad?

Además, el abogado litigante no va solo al edificio de 9 de julio, tenemos por Pellegrini las fiscalias, los juzgados de instrucción, por Salta el juzgado de menores, el correccional por Buenos Aires, el Superior por Pellegrini, y otras dependencias por Chacabuco. Imagínense andar como pelota de ping – pong por toda la ciudad.

La ciudad judicial sacaría a 12.000 abogados en transito y a miles de personas del centro.

Con la pandemia salieron a la luz muchas cosas, primero por ejemplo era todo muy bueno con el tema digital, por lo menos creíamos que íbamos a pasar a una instancia donde contaríamos con un expediente digital, y dejar de a poco el expediente soporte papel, y en la realidad no es así, es un sistema precario para evitar la circulación de los profesionales y tener justificada la disminución del personal en este sistema. Es lo que esta pasando con el sistema fórum. Ya el profesional no va todo el momento a las oficinas de tribunales, se envía por Internet los documentos, debe hacer el escrito si tiene la firma de su cliente, pero en cierto tiempo, debe presentar el escrito en papel. Entonces todo este tiempo de tecnología, de aprender fue en vano, solo para impedir la circulación de personas, nada más.

Otro problema de los abogados es el cobro de honorarios; años estamos para cobrar honorarios, a lo cual se suma una ridícula actualización con la tasa del Banco Nación.

Los abogados litigantes que viven de esta profesión, se ven muy manoseados. Se tendría que rever la ley de honorarios y consensuar entre todos. Deberíamos buscar una referencia desde donde se tiene que empezar a regular los honorarios, yo diría el del sueldo minimo de lo que gana un empleado judicial por ejemplo. Nosotros tenemos mucho trabajo, y además responsabilidad profesional.

Todos estos problemas que nosotros estamos exponiendo son para que la sociedad conozca la situación de los profesionales, y los invitamos a que se acerquen a la Asociacion, así podremos unir voces.”

3 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like