Don Osvaldo, crónica de un recital histórico

Para quienes pertenecemos a la generación de los ‘90, Don Osvaldo es una banda de rock con canciones icónicas y profundas, con una ola de fanáticos y fanáticas que los siguen a cada rincón del país donde vayan a tocar. Sin embargo, pocos nos imaginamos la mística que se respira en sus recitales en vivo, algo que no se transmite si no es en carne y hueso.
Bajo una llovizna persistente, de esa que no se siente pero moja, Patricio Fontanet salía al escenario a pocos minutos de las 21, cantando Rocanroles sin destinos sentado en el borde del escenario, mirando fijamente a una multitud movilizada que agitaba sus banderas como si no sintieran el frío. Y tal vez no lo sentían.
Así empezaba un recital histórico para Corrientes, a pesar de la restricción en la venta de entradas, la mitad del anfiteatro Cocomarola estaba copado desde temprano y el protocolo de seguridad en las afueras del predio era intenso. Cabe destacar la prolijidad de la organización a diferencia de otros eventos, esta vez la tarde/noche se desarrolló con total normalidad y garantizando el pleno disfrute de los espectadores, además de sorprendentemente puntual.
Fontanet demostraba buen humor y no dejaba de hacer chistes a sus fans y preguntarles cómo la estaban pasando, entre canción y canción, lo cual refleja el vínculo que este tiene con sus seguidores. El show se fue desarrollando y la banda tocó clásicos como Rompiendo espejos, Desierto y La llave. Alrededor de las 22, hicieron una pausa de aproximadamente 10 minutos que los asistentes aprovecharon para comprar bebidas (que se mantuvieron a precios accesibles) e ir al baño.
En la segunda parte del show, “El Pato” le dedicó la canción Acordate “a los gobernantes que están vaciando el país” y aprovechó también para pegarle “a los rockeros que reciben plata de ellos, ¿cómo es eso?”. Es claro que una de las características de la identidad de la banda es su compromiso social.
Minutos después de las 23, la banda tomaba otro break, también de 10 minutos. A su regreso, la potencia de las canciones clásicas de Callejeros dieron el toque final a una noche inolvidable. Sin dudas, a pesar del frío y el clima inestable, Pato Fontanet y su banda no decepcionaron y brindaron un show que quedará en la memoria de los fanáticos de la región.

Mucho más que una banda de rock
Tras la disolución de Callejeros, en noviembre de 2010 se formó Don Osvaldo, liderada por Patricio Santos Fontanet. Fue primeramente llamada Casi Justicia Social, conocida también como CJS (por sus iniciales, que abreviaban el nombre de Callejeros). Sin embargo, el 29 de septiembre de 2014, se anunció que el grupo cambiaría su nombre al actual en homenaje a Osvaldo Pugliese, el pianista y compositor de tango argentino perseguido durante la dictadura. Luego de la disolución de la formación original de Callejeros en 2010, Casi Justicia Social se afianza con Christián “Dios” Torrejón en bajo (uno de los fundadores de Callejeros), Álvaro “Pedi” Puentes en guitarra (quien reemplazó el puesto de Maxi Djerfy), Luis “Lulú” Lamas (quien reemplazó en batería a Eduardo Vázquez) y Abel “Crispín” Pedrello en guitarra (en lugar de Elio Delgado).
Entre 2010 y 2012 realizaron varios conciertos y giras, que fueron interrumpidos por la detención de los músicos de Callejeros por la causa Cromañón. Fue así que los recitales que la banda brindó el 1 y 2 de diciembre de 2012 fueron los últimos recitales del grupo como tal. El 5 de agosto de 2014 la Corte Suprema ordena liberar a los músicos imputados; de esta manera, Fontanet y Torrejón salen de la cárcel al día siguiente y la banda vuelve a reunirse. Se anunció a través de las redes sociales que el grupo cambiaría su nombre a Don Osvaldo. Durante la madrugada de ese día, Fontanet anunció que la banda se presentaría en Córdoba, volviendo a los escenarios el 12 de noviembre (exactamente a cuatro años de la consolidación de Casi Justicia Social).
A través del sitio web oficial de Don Osvaldo se anunció la vuelta a los escenarios del país, confirmando presentaciones en Santa Fe, Mendoza y Tucumán. Proyectan también un nuevo disco (que había sido anunciado meses atrás) confirmando que recibirá el nombre de Casi Justicia Social, mismo nombre que representó a la banda anteriormente. Es lanzado el 4 de diciembre de 2015 y contiene 14 temas, entre los cuales los más destacados son “Suerte”, “Vaso sin fondo” y “Misterios”. En el año 2015 , Don Osvaldo se presentó por primera vez fuera de la Argentina , los días 24 y 25 de abril en Montevideo (Uruguay), y el 15 de agosto en Santiago (Chile).
La tragedia de Cromañón
El 30 de diciembre de 2004 el grupo Callejeros se presentó en República Cromañón, un local bailable de estilo under ubicado en el barrio de Once. Aproximadamente a las 22:50, mientras la banda tocaba el tema musical Distinto, uno de los asistentes del espectáculo encendió una bengala, cuyos proyectiles incandescentes impactaron en una media sombra, expandiendo rápidamente el fuego hacia todas las direcciones y generando un incendio en pocos minutos. Al notar lo que sucedía, los espectadores intentaron evacuar el lugar, sin embargo, la tragedia era inminente: una de las salidas se encontraba cerrada con un candado y alambres, los gases tóxicos producto de los materiales inflamables asfixiaron rápidamente a muchas personas y el corte de luz producido al comenzar el incendio provocaron una de las mayores tragedias no naturales en Argentina, dejando un saldo de 194 muertos y al menos 1432 heridos.
Esta tragedia causó, además, importantes cambios políticos y culturales. Los familiares de los jóvenes fallecidos y los sobrevivientes del incendio se organizaron para pedir justicia: en relación a lo político, se inició un juicio político para destituir al entonces jefe de Gobierno Aníbal Ibarra por considerarlo responsable político de la tragedia. Fue reemplazado por el vicejefe de Gobierno, Jorge Telerman. En cuanto a lo cultural, la tragedia concientizó a la sociedad sobre el estado de los locales destinados a espectáculos musicales. El gobierno revisó el estado de los mismos y clausuró una gran cantidad por fallas en materia de seguridad.
Fontanet y el resto de los músicos de Callejeros habían sido detenidos por primera vez en esta causa en diciembre de 2012 por orden de la Cámara de Casación Penal, cuando ese tribunal rechazó los recursos presentados por todos los imputados y ordenó el “inmediato cumplimiento” de todas las penas impuestas.En agosto de 2014, la Corte Suprema aceptó un recurso para revisar las condenas impuestas por Casación y aceptó que todos permanecieran en libertad.No obstante, en abril de 2016 el máximo tribunal rechazó los últimos planteos de las defensa y dejó firme las condenas por “estrago culposo seguido de muerte y participación necesaria con cohecho activo”, oportunidad en la que volvieron a ser detenidos todos los miembros de la banda. Fontanet estuvo en prisión tres años y nueve meses. En mayo de 2018 fue liberado tras haber cumplido más de la mitad de su condena.

Fotos: Meza, Belén (MB FOTOGRAFÍA)

 

6 Shares:
1 comment
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like