8M: Desinscribir espacios como condición de existencia

Por Lic. Gabriela Cendoya

Para Hay una Guerra

#ParoInternacionaldeMujeres

Para esta fecha se escuchan siempre al pasar algunas felicitaciones y publicidades, que de un tiempo a esta parte se han ido modificando, pero todavía con bombones o flores que transmiten así al día de la mujer en relación a la belleza estética y en un lugar de perfección. Pero este día es mucho más que un regalo o unas felicitaciones. 

Esta fecha importante para las mujeres se instituye como el día de la mujer trabajadora, porque recuerda la tragedia sucedida en Nueva York en 1911, donde 146 obreras explotadas y en condiciones laborales pésimas, mueren a raíz de un incendio en una fábrica textil. Este hecho hace estallar con más fuerza los reclamos sobre las situaciones que las mujeres ya venían denunciando debido a que no tenían ningún tipo de derechos. La situación era la siguiente: no podían disponer del dinero de su trabajo, no votaban, no decidían por ellas ni sobre sus hijas e hijos, y las condiciones de trabajo obviamente eran precarizantes. 

Te puede interesar: ¿Qué es el efecto Matilda? Por BBC

La cuestión de la desigualdad entre hombres y mujeres, como bien sabemos, nada tiene que ver con asuntos de naturaleza, ya que existen y reconocemos diferentes formas de existencia de otras ciudades, países y hasta civilizaciones, que es lo que conocemos como cultura. Entonces se trata de algo que se construye y que inscribe condiciones y conductas de existencia. Así de esa manera se arman diferentes mundos para los hombres y para las mujeres. 

Cuando hablamos de trabajo salta a la vista que las mujeres cobramos menos por las mismas tareas que los hombres y ni hablar de las jornadas laborales tanto dentro y fuera del hogar como condición de realidad de muchas. 

Además, el reconocimiento de nuestra ciudadanía es mucho más posterior que la de los hombres, como por ejemplo sin ir más lejos la conquista del voto, que en nuestro país tuvo lugar en 1947, hace poco más de 70 años.

Con todo esto, queda en evidencia que las mujeres no éramos ciudadanas hace menos de cien años, como así también sucede con las identidades diversas que se corren de la estructura binaria del ser hombre y mujer, que en nuestro país son reconocidas con derechos desde el 2012, !2012!

Entonces, el 8M como día de la Mujer Trabajadora, también es el día de un multitudinario Paro Internacional Feminista, y es así porque se busca hacer visible una crítica a la constitución de esta estructura que arma lugares jerarquizados, pretendiendo roles definidos para cada quien.

Una de las grandes consignas del movimiento feminista es ​lo personal es político y por esto también en consecuencia el Paro Internacional de Mujeres se da por la violencia diaria a la que somos expuestas y se alzan las voces con la frase que da cause a la idea de que si mi vida no vale, produzcan sin mí, consigna que a girado al rededor del mundo.

Te puede interesar: ¿Feliz Día? de Revista Marfil

Este movimiento político, que puja y forma espacios otros, tiene como condición de posibilidad que los movimientos de mujeres se establezcan como sujeto político justamente. Y para eso, hay que apropiarse del espacio y del discurso público, por eso salimos a la calle. 

Ya que son necesarias políticas y capacitaciones como la Ley Micaela para todos los trabajos e instituciones, la implementación efectiva del Programa de Educación Sexual Integral en las escuelas para que sea posible pensar y trabajar sobre los tipos de vínculos y de relaciones que armamos. Para que podamos conocernos a nosotrxs mismxs, tomar nuestras propias decisiones y que se las respete.

Porque la violencia de género está en todo lo que consumimos, de forma evidente y la mayoría de las veces solapada e invisible. Porque la transfobia, la homofobia y los crímenes de odio se sostienen desde esa estructura que supone poder hacer con el otrx lo que se le dé la gana. Porque además la pobreza es mayoritariamente femenina, ya que la mano de obra es mal paga, el trabajo doméstico no es reconocido y porque transitar espacios tanto públicos como privados conlleva a hostigamientos, ya que son necesarias políticas públicas y de salud que atiendan las problemáticas más urgentes que nos interpelan todos los días y que apunten a la construcción de una sociedad más igualitaria. 

El 8 de marzo no es un día de felicitar a la ligera, sino un día de celebración, de lucha y de encuentro. Por todo esto, y siempre mucho más, nos vemos en las calles y en la lucha compañerxs!

Además te puede interesar:

#Undíacomohoy: en 1951 nace Sting

Los festivales pospandemia y el camino del argentino “Cosquín Rock Online”

Declaran a Rosario “Cuna del Rock Argentino”

1 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like