Hablemos de discriminación

Por Mile Nómada Barreto  para Serendipia

El lunes pasado fue el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia. Se celebra ese día desde el 2005 porque Fue un 17 de mayo de 1990, cuando la Asamblea Mundial de la Salud de la Organización Mundial de la Salud aprobó la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas de Salud Relacionados (CIE 10), que ya no enumera la homosexualidad como una “afección mental”.

¿Por qué es importante este día? Porque la discriminación es real, y cotidiana.

Un estudio de la UBA del 2014, les preguntó a personas que fueron a la marcha por el orgullo LGTBQ+ si habían sido víctimas de alguna forma de discriminación de un conjunto de situaciones de la vida cotidiana: se les pregunto si “no fuiste tomado/a o fuiste despedido/a de un trabajo”; “te prohibieron la entrada o permanencia en algún comercio o boliche”; “fuiste mal atendido/a en servicios de salud o profesionales de la salud”; “fuiste discriminado/a por compañeros en la escuela o facultad”; “fuiste discriminado/a por profesores/as”. El 78% manifestó haber pasado por algunas de estas situaciones descriptas.

Este estudio también reveló números bastante interesantes, por ejemplo, que el 52.2% piensan que la televisión trata a las personas de sexualidades diferentes con burla y sin respeto. Si bien el 80% de las personas consultadas dijeron que en las últimas décadas han percibido que la situación mejoró para con las personas de la comunidad, ¿Realmente es así? ¿Qué tanto mejoro?

En el 2019 la violencia contra el colectivo LGBTIQ+ en Argentina aumentó tanto en asesinatos como en ataques y agresiones callejeras, violencia institucional y discriminación, que llegó a haber un ataque cada 68 horas (según el portal presentes).

Solo el año pasado hubieron 152 crímenes de Odio LGBT y más de 100 muertes trans (según un informe del observatorio nacional de crímenes de odio de la federación argentina lgbtq). De todos los crímenes de odio registrados, el 57% fueron asesinatos, suicidios y muertes por ausencia y/o abandono estatal histórico y estructural; y el 43% a lesiones al derecho a la integridad física, es decir violencia física que no terminó en muerte.

No hace falta decir que Corrientes es una provincia bastante conservadora, por lo que es claro que la situación es un poco más complicada acá que en otros lugares de Argentina. Sin ir más lejos, el 30 de marzo en Corrientes se realizó una movilización frente a la casa de Gobierno provincial para exigir justicia por el ataque a balazos a la chica trans Talía Ramírez, y también para mostrar su disgusto por las violencias que la comunidad sufre a diario sin que el Estado no haga nada al respecto.

Es una situación que se ve y se vive todos los días, en las calles, en las casas y en todos los ámbitos. Hay muches artistas lgbtq+ que hablan de ese rechazo en sus producciones, como Esteban Molina, artista, performer, militante, artivista lgbt, activista gorde que creó el personaje drag Chavela fuega para representar a todas las personalidades de la comunidad en Latinoamérica que lo inspiraron desde chico.

Rocío Molina, que se identifica como lesbiana y lanzó su canción Hartx sobre las situaciones de violencia hacia la comunidad lgbtq+, y su correlación con la ESI.

El poeta y activista trans, Ignacio Ceballos, que con sus poemas retrata la violencia a la que son expuestos todo el tiempo, escribiendo cosas como:

Me dijeron muchas cosas
Que iba a ser un xadre terriblemente malo y perjudicial
Que el futuro de mi hijo estaba en peligro si lo criaba yo”
(…)
“Fracaso
Decepción
Que si seguía con esa actitud no iba a lograr nada en mi vida
Actitud tan rebelde desde pibe
Actitud de no comerme ni una pija más, sin que yo quiera
Actitud de no tragarme más la bronca que acumulaba
De no callar más, de alzar la voz por lo que creí justo”

Por todo esto y más, es que es importante celebrar el 17 de mayo, pero además ser conscientes de la horrible realidad que viven a causa de la discriminación. Algo que como sociedad, podemos y debemos cambiar.

Me gustaría cerrar leyendo algo que escribió @elclosetlgbt en su cuenta de Instagram: “Aún hay discriminación e injusticia sobre la comunidad LGTBQ. Incluso hay países donde el ser homosexual conlleva pena de muerte. Se nos acabaría el espacio y tiraríamos el servidor explicando por qué esto es inhumano. El espectro de la sexualidad es parte de la experiencia humana, no es una aberración. Las distintas expresiones de género forman parte de la experiencia de ser un humano, no son desviaciones. Todas las personas, sin importar nuestra orientación sexual o identidad y expresión de género, merecemos la misma felicidad, derechos y libertad”.

1 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like