Fiebre amarilla en la frontera: monitorean a través de los monos

Por Iván Benítez

El doctor en ciencias biológicas Martín Kowalewski explicó, esta mañana en diálogo con el programa Sin aportes, los monitoreos de la fiebre amarilla en el noreste correntino, en la frontera con Brasil.

“Lo que tratan de hacer estos monitoreos es buscar grupos de monos en áreas selváticas y poder controlarlos durante todo el tiempo. Si se encuentran estos monos muertos y positivos para fiebre amarilla, rápidamente se hace un rastrillaje y se vacuna a toda la gente alrededor”, detalló Kowalewski.

“Después de la ola de fiebre amarilla de 2009 quedaron tan pocos monos que sirvan de centinela de la enfermedad”, alertó el investigador. “Esta vuelta salimos a capturar directamente a mosquitos, con cebos vivos”, añadió.

Las tareas incluyeron toma de muestras en insectos, búsqueda activa de susceptibles y encuestas a los vecinos, con el objetivo de obtener herramientas de detección temprana de circulación y conocimiento, con el fin de aportar evidencias para construir políticas públicas sanitarias acordes a los escenarios actuales del país.

En cuanto a la recuperación de la población de monos en esa zona, el pronóstico de Kowalewski es pesimista.

“Estamos en búsqueda de algún hospedador animal que todavía no encontramos”, señaló. El trabajo se realizó en el noreste de Corrientes, en las localidades de San Carlos, Colonia Liebig, Colonia Garaví y Garruchos; y dos áreas de Misiones, en los alrededores de San Pedro y El Soberbio.

Reacción ante el peligro

“Hay un desinterés y desinversión por las áreas protegidas”, dijo Kowalewski al referirse a las políticas de conservación, después de los incendios del año pasado en el parque provincial San Cayetano y la falta de investigaciones sobre las causas del fuego.

“Tenemos mucho por recorrer, pero hasta que la gente no se concientice y no actúe de forma colectiva el cambio va a ser igual”, lamentó el investigador del Conicet.

“Estoy tratando de sacar una ley provincial para que los monos aulladores sean considerados monumentos naturales, porque están asociados a los bosques nativos, porque se están extinguiendo en una parte de la provincia y porque son representativos”, confió Kowalewski, a la par de las trabas que encuentra el proyecto.

Escuchá la entrevista completa: 

1 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like