Los “hijos del poder”: 17 años de impunidad

Nota de Tatiana Ledesma Flores

En el 2006 tres Correntinos protagonizaron una situación que derivaría en el asesinato de Ariel Malvino. Diecisiete años pasaron del hecho y la causa aún espera la elevación a juicio.

El hecho

El crimen de Fernando Báez Sosa impulsó a las ciudades de todo el país, a hacer memoria y recordar casos similares. De esta forma, resurge el asesinato de Ariel Malvino.

Ariel Malvino tenía 23 años y en el 2006 le quedaban pocas materias para recibirse de abogado. Para celebrar que estaba a punto de llegar a la meta, se fue de viaje con amigos.

Eligieron con su grupo las playas de Ferrugem, en el estado de Santa Catarina, al sur de Brasil. El último día de sus vacaciones se quedó hasta la madrugada en la playa.

Ese 19 de enero, alrededor de las 5:00 hs., vió como un grupo de personas se estaban peleando. Hasta la fecha no se tiene claro si él quiso intervenir para separar o si realizó un comentario que molestó a presentes.

Esto pasa porque las traducciones del portugués al español, fueron complejas y tardaron en realizarse. Lo que sí se tiene claro es que las personas que habrían asesinado a Malvino serían: Eduardo Braun Billinghurst, Horacio Pozo y Carlos Andrés Gallino Yanzi.

Pozo, es hijo del entonces secretario de Turismo de la provincia de Corrientes. Él le habría dado un golpe a Malvino en el maxilar que le provocó una caída y el impacto de su cabeza contra el suelo.

Ya en el piso, Braun habría tomado una piedra de aproximadamente 17 kilos, y la arrojó sobre Malvino. Por su parte, Gallino sería el primero que lo habría golpeado, iniciando el ataque.

La ambulancia tardó 45 minutos en arribar al lugar, ya que debía atravesar una serie de morros y caminos de tierra. En el hospital no lo podían atender y tuvieron que trasladarlo a otro a 30 kilómetros de donde estaban.

Falleció 45 minutos después de un paro cardíaco. Esa misma madrugada los tres correntinos abandonaron el país

El encargado del lugar donde se hospedaban los acusados, aportó sus datos a la policía para identificarlos. Desde hace 17 años, la causa espera su elevación a juicio.

 

La causa

La jueza Elianne Alfredo Cardoso hizo lugar a la acusación del fiscal Fabio Fernández de Oliveira Lyrio contra los tres correntinos. No fueron detenidos, ya que jueces y fiscales correntinos habrían intervenido en ese momento, puesto que provenían de familias conocidas.

Los “hijos del poder” podrían gozar de la impunidad con la que se benefician y se han beneficiado a lo largo de muchos años, diferentes personas con aparentes “contactos” en la provincia.

Desde esa fecha y por dos años, el caso estuvo paralizado ya que tardaban las traducciones del portugués al español de las declaraciones.

Los imputados declararon en dos oportunidades. La primera fue en 2007, cuando presentaron argumentos y testigos para sostener su inocencia.

En el 2016 la Cámara Federal de Casación Penal declaró inadmisible un recurso extraordinario solicitado por las defensas, con el objetivo de anular las indagatorias tomadas vía exhorto en el juzgado federal correntino a cargo de Juan Carlos Vallejos.

En 2020 la defensa de los acusados presentó apelaciones al dictamen de elevación a juicio oral y público ante el Tribunal Superior de Santa Catarina y al Supremo Tribunal Federal de Brasilia. Todas las solicitudes fueron rechazadas

Por consecuencia, se confirmó la elevación a juicio de la causa. Ahora sólo resta esperar que se dicte la fecha de inicio del juicio.

En este sentido, Gallino y Pozo serán juzgados por el delito doloso de “lesiones corporales con resultado de muerte”. Por su parte, Braun Billinghurst por el delito de “tentativa de homicidio agravado”, ya que él sería quien le habría arrojado una piedra.

En la actualidad

Los “hijos del poder” han continuado su vida con normalidad, como si el hecho nunca hubiese ocurrido. Se casaron, formaron sus familias y se estabilizaron económicamente en sus negocios.

La agencia Télam, pudo recabar información sobre la actualidad de los imputados. Braun Billinghurst está casado, tiene dos hijos y maneja la firma “Nordemaq” junto a su hermano Lautaro. Venden maquinaria pesada como representantes de una marca internacional.

Su madre Nidia Billinghurst, fue nombrada jueza de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo de la provincia de Corrientes.

Gallino Yanzi ya no reside en Corrientes. Se mudó a la provincia de Neuquén y está en pareja. A la par, Pozo está casado, tiene dos hijos y es veterinario, pero se dedica a una empresa constructora propiedad de su familia.

Su padre se desempeñó como diputado provincial de la alianza Encuentro por Corrientes, tras dejar la Subsecretaría de Turismo que había ocupado a partir de 2014.

17 años de impunidad para quienes podrían gozar de beneficios y evadir a la Justicia, como tantos otros casos que aún resuenan como Dahse, Darthes y miles más. Se espera que la Justicia brasilera dictamine pronto la fecha de inicio del juicio.

 

2 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like