Manuel Ibarra: “Los cánones de la industria se concibe así, nos ven a todos como receptores pasivos Hollywood

Así lo expresó el productor audiovisual y promotor del cine nacional que a través del programa Cine Móvil perteneciente al Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), trabaja en la promoción de las producciones de la región.

Entrevistado por Fabián Bocalón en Sin Distancia en el marco del ciclo “Historias de mujeres” Manuel Ibarra contó cuál es la situación del cine regional, la lucha contra las grandes producciones hollywoodenses en las salas de cine y explicó cuáles son los desafíos para el cine.

“El programa cine móvil que es un programa nacional tiene 22 años de vida que consta básicamente en proveerles a cada una de las provincias un móvil, que le da la posibilidad de proyectar en cada provincia hasta el rincón más profundo que tenga”, explicó Manuel.
Además de contar con el móvil de traslado, el Cine Móvil cuenta con un grupo electrógeno que le permite proyectar las películas en localidades que carezcan de electricidad. “Hemos ido a lugares como la isla Apipé, al fondo de La Cruz, hemos ido a localidades que por ahí no le llega la electricidad y podemos poner una pantalla de 4 metros de ancho por 3 de alto y el público se encuentra con algunos estrenos argentinos”, explicó.
Fotografía gentileza Manuel Ibarra
Finalidad federal
Respecto al sentido con el que nació este programa, revalorizando las producciones locales de bajos presupuestos, Mauel Ibarra explicó que el Cine Móvil busca dar espacios en las salas que proyectan producciones comerciales. De esta manera el productor audiovisual explicó que además desde el INCAA buscan financiar y generar así más contenido local que exprese cómo vivimos y cómo somos.
“A lo largo de todos estos años la realidad fue cambiando y esto que nació con el espíritu federal, en la filmina se hace película porque el Estado interviene de manera fuerte, se estrena más o menos unas cien películas por año y las salas no son tantas”, explicó Ibarra y agregó que las distribuidoras no cuentan al cine argentino dentro de su oferta debido a que “hay muchas salas de cine y hay muy pocas películas argentinas”.
De esta manera nació con el fin democratizar desde la producción hasta la distribución de las producciones audiovisuales. “Hace un par de décadas, el instituto tomó cartas en el asunto y dijo ya que las salas, que son salas con una pretensión estrictamente comercial no nos programan, vamos a intentar con este programa de que se forme el público argentino y se conozca la realidad. De hecho son nuestras películas, nuestros actores, nuestros guiones, nuestras historias y es como un espejo”, sentenció Ibarra.
Fotografía gentileza Manuel Ibarra
El Público, un receptor pasivo
Consultado sobre los motivos por los cuales sucede esto Manuel Ibarra explicó que: “Son los cánones de la industria que se concibe así, nos ven a todos como receptores pasivos Hollywood nos tiene como receptor pasivo y su fórmula es tener un buen guion, un buen director o cabeza de equipo que sea la cara visible. Por eso muchas veces en una película que se hace fuera del país como Estados Unidos gasta 40 millones en hacer la película y 120 millones en publicitar la película. Ellos ya son los dueños de las cadenas de distribución, nuestras salas de cines de Corrientes son la boca de expendio de cadenas de distribución, no es que yo digo tenemos 50 millones y hacemos la película, decimos sabes que tenemos la lata de nuestra película queremos estrenar y no pueden. No les interesa porque hacer una copia en un lugar y cuando cae un tanque hollywoodense cae con 170 latas para hacer una publicidad a nivel país y un estreno simultáneo y eso ocurre en las 49 semanas del año. Entonces la única fórmula que tenemos es recrear nosotros la posibilidad de mirarnos a nuestro espejo, valorar el esfuerzo de nuestros realizadores, de nuestras historias, de nuestras películas e intentar dar vuelta porque hoy por hoy tal como está la estructura de distribución somos receptores pasivos“.
En lo que respecta a una manera de salir adelante desde este situación en la que se encuentra el cine regional Ibarra explicó que “nos queda es insistir y apoyar. El festival de cine Guácaras, o el festival de cine rural donde el Estado correntino participa, ya sean entregándoles los equipos, alguna veces con los premios o la posibilidad de pagar a algunos de los pasajes a los invitados, es apoyar y todas las estrategias que surgen por fuera del Estado”, explicó.
Por último agregó que: “El Estado trata de participar porque sabe que sólo no puede, necesitamos al otro y en esto también se consigue de que hoy por hoy en las provincias cercanas se está trabajando en una ley de cine, una ley federal y una ley provincial. Muchas veces también se nutre porque hay un cúmulo de estrategias para poder superar esto y es poder insistir. Fijate vos que nosotros estuvimos en un ciclo de cine joven en las escalinatas del Vera y ahora estamos itinerando por nuestros espacios como los museos. Entonces los recursos ya los tenemos, los espacios ya los tenemos, afortunadamente la buena voluntad de los medios como ustedes, también comunican lo que estamos haciendo así que hay que insistir”.
Escuchá la entrevista completa en nuestro canal de Spotify. Los lunes, miércoles y viernes de 19 a 21 hs podes escuchar Sin Distancia por la Mega 98.1.

22 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like