Mi Reino por un Bondi

Por: Kira G

Contacto: kirag351@gmail.com

La ciudad de Córdoba en el año 1993 poseía alrededor de 90 líneas de Colectivos Urbanos, 3 líneas de trolebús y 5 líneas especiales cuyos servicios eran prestados por unas 15 empresas distintas (algunas de propiedad municipal, como Ciudad De Córdoba S.E, otras de capital privado). Sumado a esto, la capital provincial a su vez era el punto de partida de una cantidad mucho más elevada de recorridos hacia más de 150 pueblos del interior Provincial.

Para el año 2003, 10 de estas 15 empresas ya habían quebrado, presentado amparos y bancarrotas en la justicia. Todas ellas presentaban un servicio de los más precarios en el país, al mayor precio (almenos en relación a las otras grandes urbes como Buenos Aires, Rosario, Mendoza y Santa Fe). En el año 2013, tan solo 3 empresas prestaban la totalidad del servicio de transporte Urbano, una de ellas de capital público hasta ese entonces ( Ciudad de Córdoba S.A) y dos de capital privado (Autobuses Santa Fe y ERSA agrupadas en U.T.E). A principios del 2020, ERSA poseía más del 50% de todas las líneas de la ciudad, un porcentaje elevado de las líneas Interurbanas, y la concesión del sector Norte de la Ciudad para la recolección de residuos de la mano de LUSA.
¿Cómo es posible que en menos de 7 años una sola empresa llegó a poseer control de el Oligopolio del transporte público en la segunda ciudad más poblada del País? Quizá algún adolescente que vio 3 videos de Miley y que por lo tanto es economista, podría decirnos
que esto es el resultado natural de la competencia en el Mercado.

Puede que algún señor de esos que dicen que el país se saca adelante LA BU RAN DO y no haciendo paro, nos diga que esto se debe a que la presencia combativa y poco conciliadora de la UTA Córdoba, uno de los sindicatos más representativos del sindicalismo cordobés, comprometido históricamente a luchas obreras en defensa de los trabajadores, es lo que hace poco tentadora la inversión de más
empresas privadas.

O quizá podría argumentarse a partir de un análisis un poco más refinado que se debe a las características Geo-Demográficas de la ciudad, después de todo, córdoba posee el Éjido Urbano continuo más grande del País, la segunda población más grande después de Buenos aires, y la estructura de transporte público más deficiente para una ciudad de estas características, lo que genera un mercado en el cual la única opción viable es optar por un monopolio natural (en el cual una empresa pública o una empresa privada puede generar toda la producción del mercado con un coste menor que si fuera ofrecido por varias entidades públicas y/o empresas privadas compitiendo).

Todos estos argumentos en mayor o menor medida pueden tener un grado de veracidad, pero en opinión de quien le escribe, existen razones de otra naturaleza para llegar a esta situación, principalmente la corrupción y arreglos personales de la política, acompañadas por la ambición de un grupo económico por controlar uno de los mercados más rentable del país.

En otras palabras y más en criollo, se juntó el hambre con las ganas de comer.

Pero vamos más atrás. En el año 2001 y con la reforma de la Constitución Provincial y la creación de una Unicameral Legislativa, se le otorgó al municipio el poder de conceder y regular al servicio de transporte. Con esta reforma, el municipio como una de sus primeras medidas en relación al transporte, y a la crisis, a mediados del 2002 decide crear TAMSE (Transporte Automotor Municipal Sociedad del Estado) con el objetivo de adquirir la prestación casi total del servicio del transporte público de la Ciudad de Córdoba (tanto en colectivos y trolebuses) además de algunos recorridos hacia el interior.

En detalle, estos son los recorridos de Tamse en la emergencia del transporte | Vía Córdoba

Junto con Ciudad de Córdoba S.E para el año 2005, la municipalidad de córdoba poseía alrededor del 60% de la totalidad del servicio, tanto en la provincia como en la ciudad, a un precio aproximado de 1 u$d por boleto. El sistema por el cual se accedía a un boleto era por medio de cospeles, un tipo de moneda de tamaño similar a la de un peso, producida de manera tercerizada, también por la municipalidad de córdoba. Este sistema funcionó de manera decadente hasta aproximadamente el año 2011, cuando asumió su primer mandato el Ex intendente Ramon Javier Mestre de la mano del radicalismo. A partir de aquí es donde comienza realmente nuestro interés y la historia de ERSA en la provincia de Córdoba.

A principios del 2012 la empresa de transportes Ciudad de Córdoba a raíz de meses de protestas por parte de los choferes y empleados de UTA declaró la bancarrota. Este hecho solamente fue el puntapié inicial de la crisis del transporte público no solo en la ciudad, sino también en la Provincia. ¿Pero quién podrá salvarnos ahora? Pensó el intendente Mestre, y es aquí donde entra ERSA. A mediados del año 2012 se hicieron públicos los primeros acercamientos de la empresa hacia el poder ejecutivo de la municipalidad. Desde el principio ya múltiples medios de comunicación comenzaron a advertir posibles beneficios extraordinarios entre el entonces intendente y la empresa como señala una nota de la voz del interior señalando el “sospechado vínculo entre el mestrismo y la empresa Ersa, que ya resultó adjudicataria directa de la recolección de la basura en media ciudad, luego se quedó con un cuarto del transporte y ahora será la más beneficiada con el reparto de las líneas de Ciudad de Córdoba .”

No era casualidad esta señal, ERSA desde hace años ya fue acusada de arreglos ilegales, coimas, aprietes, y otras prácticas poco deseadas, no solamente en su corrientes Natal, sino en toda otra ciudad en la que se encontraba prestando servicio.

Menos de 6 meses después de esta primera noticia, el Municipio anunció una reestructuración total del servicio de transporte, la disolución de TAMSE, la creación de –ERSA Urbano S.A. – Autobuses Santa Fe S.R.L. – U.T.E.-, y la introducción de un flamante sistema de tarjetas para pagar el boleto.

Esta reestructuración, que no solamente le otorgaba a ERSA el 40% de las líneas urbanas, sino que a su vez tambien le otorgaba el total control de el cobro de boletos a la empresa Tarjebus (también propiedad del grupo ersa), y la concesión de la Zona Norte de la Ciudad de recolección de basura a la Empresa LUSA, también propiedad del grupo ERSA.

Una semana antes de todos estos anuncios, fue informado que tanto el Intendente Mestre como su Vice Intendente habían participado de una Flamante fiesta de la Empresa donde se supone que fueron cerrados muchos de estos casuales acuerdos.

El 10 de septiembre la Legislatura cordobesa aprobó el giro de un subsidio de 48 millones de pesos (Unos 4,8 millones de u$d en la actualidad) a la Empresa UTE, mayoritariamente adueñada por ERSA. Este sucio y burdo acto de corrupción por parte de la Municipalidad de córdoba fue llevado a la justicia tan solo 20 días después de haberse puesto en marcha a raíz de denuncias por parte del frente PJ de la Legislatura Cordobesa.

A pesar de, en principio, luchar en contra de esta concesión desventajosa, el Peronismo cordobés entonces liderado por De la Sota, no tardó mucho en ceder ante las tentaciones de los ejecutivos de la Empresa. El Delasotismo vio una oportunidad única de buscar la fuerza necesaria para la reelección con la implementación de la Política de los Boletos a partir del 2014, que consiste en la emisión de boletos de transporte subsidiados a distintos sectores de la sociedad (Como el Boleto Educativo Gratuito, el Boleto adulto mayor, el boleto obrero, etc…), que ya venía siendo puesto en vigencia en la Provincia de Corrientes con algo de Polémica desde el año 2012 en la ciudad de Corrientes.

La implementación de esta Política de Estado no habría sido posible, sino con el acuerdo con las empresas prestadoras del servicio de manera Unificada. ¿Es casualidad que justo cuando fueron implementados estos boletos, le fueron otorgadas más de 15 líneas más de colectivos a la empresa ERSA que le otorgó más del 50% de la totalidad de transporte en la provincia?

paro de colectivos – Tránsito Córdoba

Esta será una conclusión que usted, lectorx deberá sacar. La realidad es que una pequeña empresa de transportes nacida en el año 1963 en la ciudad de Corrientes, en la actualidad maneja a su gusto y entender la realidad del transporte en la segunda ciudad del País.

El servicio en córdoba sigue siendo terriblemente deplorable. La falta de frecuencias, la mala calidad de las unidades y el precio exorbitante del boleto solamente profundizan el problema. Un problema que no se soluciona simplemente poniendo mas unidades, mas si se tiene en cuenta que la empresa determina cuántas unidades circulan en base a qué tan rentable le resulta a la misma, tener más o menos unidades en servicio, ocasionando la falta de frecuencia en los colectivos, seguida de 3 colectivos seguidos de la misma línea en muchos casos.

En la ciudad de Córdoba un servicio esencial para miles de ciudadanos está controlado bajo lógicas empresariales que solamente piensan en una situación costo-beneficio para sus propios bolsillos.

Sinceramente para quien les escribe le parece difícil que esta situación cambie, la provincia y el municipio ya lleva invertidos millones en ERSA como para decidir quitar la concesión en el futuro próximo, por lo que es complicado pensar en otras alternativas. Por lo pronto solo queda seguir esperando en la parada pensando en lo mismo de siempre, “Mi reino, mi reino por un Bondi”.

 

1 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like