Lo que esconde el chamuyo de las pasteras como “el desarrollo de Corrientes”

Por Iván Benítez

La organización Defensores del Pastizal inició una campaña junto a otros grupos ecologistas para advertir el impacto ambiental y la explotación laboral que acarrea la industria forestal en Corrientes. Recientemente, la Federación Argentina de la Industria de la Madera y Afines (FAIMA) anunció la apertura del diálogo con el Gobierno de la Nación por la instalación de una pastera en esta provincia.

Es así que la gestión provincial emprendió la búsqueda de financiamiento para avanzar en la industrialización de las principales cuencas forestales de Corrientes. Renata Nicora Chequin, bióloga e integrante de la organización Defensores del Pastizal, cuestionó la declaración de interés del proyecto de instalación de pasteras y calificó como “dañino” a la iniciativa oficial.

“El Gobierno está vendiendo actualmente a los monocultivos forestales de pinos como la industria que va a sacar adelante al pueblo. Sabemos que no es así, estuvimos en territorio, las comunidades que están relacionadas a los monocultivos no la pasan bien, no es una buena fuente de trabajo digna”, advirtió la bióloga en diálogo con Sin Aportes.

“Detectamos desde 2019 más de 400 casos de personas que estaban viviendo precariamente, por lo menos 10 menores implicados en esto”.

Nicora Chequin hizo hincapié en la falta de información oficial a las comunidades involucradas por esta industria. “Comienza como un chisme, porque acá en Corrientes no hay informaciones oficiales. Si uno no está detrás de esas cosas no se entera y si llega a ocurrir el impacto ambiental va a ser gigante”, alertó.

Contradicciones

Según el diputado nacional por Corrientes, Jorge Vara (ECO-Juntos por Corrientes) el lugar ideal para la instalación de una pastera sería Ituzaingó, ya que tiene una de las tasas más altas de crecimiento en cuanto a forestación, por el clima, la humedad y su calidad de tierra.

“Muchos justifican la instalación de las pasteras porque hay un exceso de materia prima, pero primero se debe mejorar las condiciones de los aserraderos. Ahí está la contradicción, por qué van a seguir sumando hectáreas forestadas si ya no dan a basto con la industria local”, cuestionó Nicora Chequin.

También enumeró las alternativas para el desarrollo correntino, como el turismo amigable con el ambiente y sustentable.

“Esta gente tiene muchísimo poder, mucho dinero y se mueven más rápido que nosotros. Estamos a contrarreloj, y si bien la educación ambiental ya está haciendo efectos, hay que accionar también a la vez que se educa”, lamentó la bióloga.

“No podemos esperar a que se instale una pastera para ir a quejarnos”, advirtió.

Escuchá la entrevista completa:

10 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like