¿Qué hace a Duko un artista legendario?

Por Ivana Osuna

Mauro Lombardo. Probablemente si te lo digo, no te suena a alguien conocido, pero es un artista que está inventando un nuevo estilo musical pese a quien le pese.

Más de 3 millones de seguidores en Instagram (casi triplica el número de cualquier sello musical, andá, chequealo y volvé, que todavía tengo un montón de data que me falta contarte), un talento que empieza a brillar en una competencia de Freestyle que se llamaba “El quinto Escalón”, y si querés saber más de eso cuando termines acá entrá a esta nota, que ahí tenés otra hora más adentrándote en este increíble mundo que ha logrado volver a posicionar a Argentina en una industria musical mundial y emergente con la mayor cantidad de representantes no sólo nacionales sino también de Chile, México y Perú, arrastrando este fenómeno por toda Latinoamérica.

Mientras tanto, puedo resumirlo brevemente en dos pibes de 13 y 18 años que querían ir a ver su evento favorito y tenían que ir tan lejos que volvían tarde a sus casas. Solucionaron ese problema haciéndose cargo de organizar el propio, local, en parque Rivadavia que es como decirte el anfiteatro José Hernández en Corrientes: accesible para todo público, y con una acústica lo suficientemente buena como para no necesitar micrófonos ni equipamiento más que un par de sillas para los jueces.

Cuestión que se vuelve tan multitudinario que se va todo a la mierda y tienen que dejar de hacerlo porque un poco se había perdido el foco de la cultura del hip hop natural que tienen este tipo de competencias, que por sus buenos motivos no son particularmente aptas para menores de 13 años. De ahí, surgen varios de los exponentes que actualmente pesan y pisan fuerte en los charts de Billboard, además de otres artistas que aprovechan para definir su estilo en la misma línea: Ysy A, Paulo Londra, Cazzu, Khea, Neo Pistea, Lucho SSJ, algunos nombres más y el artista que titula esta nota.

Duki, que recientemente ha decidido cambiar su nombre artístico a Duko y lo anunció como se debe: en una historia de instagram. Podría simplemente terminar la nota acá y decir que  es mágico. Corta. No es fanatismo, lo estoy diciendo con toda la objetividad que puedo tener para con un artista con una visión, una misión y una identidad tan clara y representativa de sí mismo que los datos están a la vista, mentirles no resistiría archivos. En casi todas las entrevistas tira referencia a Dragon Ball, juega a desafiar su contrato con su representante haciendo sonar en streaming sus canciones nuevas y pidiéndole a quienes estaban viendo que no filtren los audios, les aconseja a quienes lo miran que amen su cuerpo y combate el bullying a “los niños topo” diciéndoles que tienen que ayudarlos a ser “los jefes”. Una vez jugando un videojuego online discutió con su madre, Sandra, y la chicaneaba diciendo que no le iba a comprar ni un auto caro ni una mansión. Qué les digo, no resiste archivos, y aún así, si la tapa de ese termo que tenés por cabeza está demasiado enroscada, me vas a leer pensando que te estoy jodiendo y que estoy escribiendo esto bajo efectos alucinógenos. Y no.

Lo indiscutible, y la bandera por la cual defiendo a Duko y lo digo sin problemas, es la capacidad que supo aprender de demostrar su talento más allá de los juegos y las estrategias de la industria, guiada por modelos yankis que Madonna y Michael Jackson supieron fundar. La fórmula funciona porque es simple: lo que realmente importa es el talento, no tu apariencia o la sofisticación de tu voz, pero lo que te va a llevar al éxito es el trabajo y la constancia. Y cuando digo “éxito” me refiero a estar haciendo lo que te hace feliz y poder vivir de eso, lo demás es cuento capitalista.

Y paro a hablar del artista porque del género ya depende de cada unx deconstruir, también, lo que escuchamos de generaciones anteriores rancias por el conformismo y la decadencia, todo eso de que “todo tiempo pasado fue mejor“, “no es mi estilo pero esta canción en particular me gusta“, “nada se va a comparar al pelado ese que inventó el pogo”, en fin… Nos hemos cuestionado tantas cosas a estas alturas, ¿de verdad no nos podemos detener a preguntarnos si es que realmente no nos gusta o simplemente no lo estamos entendiendo?

Si querés que te recomiende una canción de Duki para empezar, te dejo tres para que vos después sueltes tus prejuicios y dejes que el algoritmo de Youtube te siga llevando a todos los mundos posibles de este género que logró posicionarse y ser un emblema de la música nacional, una generación de adolescentes brillantes con la sensibilidad artística a flor de piel, que crecen no sólo en edad sino también en experiencia, mejorando notablemente en cada canción. No voy a hacer comparaciones porque honestamente creo que hasta ahora no hubo nada igual, como tampoco hubo nada antes ni después de Queen, o de Spinetta. Si llegaste hasta acá es porque logré sembrarte el bichito de la curiosidad, y yo con eso ya duermo a la noche, vio. Acá van las 3 canciones.

Si te sentís sola – Shot by Ballve – “Hice un pacto con María, le recé todos los días, bendito pa’ toa’ la vida, y qué lo qué con lo que digan”
Hello Cotto- “Ya me conocen como el monstruo, mi flow no encaja con mi rostro, soy Jesús o soy apóstol, o soy del Bronx o soy de Boston”
Rockstar – Personalmente, lo que suelo hacer es poner esta canción al máximo para reforzar un poco los días de poca autoestima. Precaución con escucharla en la calle porque te da ganas irrefrenables de comerte el mundo. Ya sé, le resta puntos lo de “cojo putas como un rockstar”, es verdad. Por eso la dejo en el último puesto.
20 Shares:
1 comment
  1. Qué detalle el de la nota, trata al lector como un imbécil que no le da la cabeza para entender las cosas poniéndose el autor muy por encima de la mediocridad que lo rodea. Más allá de los delitos y gustos, poner a Madonna y a M. Jackson como obra del marketing fuera de todo talento es, por lo menos, un exceso de ignorancia. Y, sobre todo, jamás en el artículo la persona que lo escribe explica la premisa que ella misma plantea: “¿Qué hace a Duko un artista legendario?”. En fin, una persona siempre presume de lo que carece. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like