Fallas e innovación en la protección de la salud mental

Simone Biles, of the United States, during the artistic gymnastics women’s final at the 2020 Summer Olympics, Tuesday, July 27, 2021, in Tokyo.

Por Iván Benítez

La gimnasta estadounidense Simone Biles fue noticia mundial por desistir en la competencia olímpica de Tokio 2020. Sus declaraciones fueron tomadas como ejemplo para asumir la atención y el cuidado de la salud mental. A la par, el episodio protagonizado por el músico Chano Charpentier en Buenos Aires puso en debate las herramientas para afrontar las adicciones.

En diálogo con el programa Sin Aportes, la especialista en salud mental, Cintia Ojeda, se refirió a las fallas de redistribución económica y de innovación de dispositivos de tratamiento.

En Argentina tenemos una ley de salud mental, “la herramienta para proteger y defender los derechos de las personas, también en relación al caso que hizo tanto ruido en estos días, el de Chano. Los casos que llegan son de famosos y conocidos, cuando hay una situación extrema y hay alternativas previas que no se fueron dando o que se dieron fallidamente por distintos motivos. Entonces termina habiendo alguna manifestación de este tipo, al nivel de alguna angustia muy fuerte que termina desencadenando algo más visible”, dijo Ojeda.

Ella también forma parte de la Fundación Marandé, un espacio alternativo de salud mental.

“Hay lugares donde se puede requerir asistencia psicológica y psiquiátrica de manera gratuita, pero requiere de esperar un turno al que no se accede de manera tan urgente y con una frecuencia mayor que una persona que sí tiene cobertura social o que puede pagar una consulta, hay posibilidades de acceder pero con estas dificultades. En la mayoría de los Caps tienen psicólogos y psiquiátricas para atenciones de prevención”.

Abordaje local

La ley de salud mental se sancionó en Argentina en 2010 y se reglamentó en 2013. “Vino a proponer un cambio muy grande en relación al tratamiento que se venía dando a las patologías de salud mental y sobre todo a las adicciones, porque se incluye por primera vez a las adicciones como parte integrante de las afecciones de salud mental. Esto fue un cambio bastante importante”, reconoció la profesional.

“¿La ley funciona o no funciona? Porque si funciona, por qué siguen pasando estas cosas. El punto es que la ley viene a plantear una ley a seguir, pero para nada puede garantizar que nada más suceda”.

“El mayor obstáculo o fisura que ha tenido la ley en este tiempo es que muchas de las cosas que se plantean requieren de un gran esfuerzo económico y burocrático que por ahí no se llega a efectuar. Entonces se plantea cerrar los hospitales, sin embargo, para eso debe existir dispositivos que suplan esas funciones”, indicó Ojeda.

“En Corrientes, por ejemplo, hay pocos dispositivos públicos que puedan alojar distintos padecimientos, entonces terminan siendo lugares que intentan acoger distintas situaciones pero que no dan a basto. Tiene que primar sobre todo la prevención”.

“Hay muchísimas opciones antes de una situación grave. Cuando sucede una internación es porque ya han fallado otras alternativas posibles como la psicoterapia, algún tratamiento recreativo y terapéutico. La ley plantea que el abordaje tiene que ser siempre dentro del entorno, en compañía de personas cercanas”, explicó.

Escuchá la entrevista completa:

1 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like