La felicidad nos queda hermosa, incluso en medio del dolor por lxs que no estan

Fotos: Tacuara Martinez.

El domingo amaneció como un alivio después de días de calor, con un poco de viento y algo de nubes, ocurrencia rara en la ciudad de las eternas siestas de sol. Los domingos por estos lados siempre se sintieron tristes, raros y algo vacios, con sabor a que ya se termina el descanso y a “¿lo aproveche de verdad?”

Pero a medida que pasaba el día y unxs pocxs se iban despertando, comenzaban las preparaciones, los colores iban saliendo de algunos cajones, carteles iban armándose, brillos se iban eligiendo, pero principalmente gente se iba encontrando.

La principal pregunta siempre es “¿por qué los brillos y colores si exigen derechos?” y yo me pregunto ¿Por qué no podemos sanar al mismo tiempo? ¿Por qué no podemos estar lastimadxs históricamente por un sistema que nos rechaza unay otra vez pero resaltar igual, pero disfrutar igual, estar orgullxs igual? La felicidad nos queda hermosa incluso en medio de una lágrima por lxs que no están, incluso sosteniendo el cartel que pide por Tehuel, a pesar de recibir insultos en la calle, a pesar de sentirnos insegurxs, fragiles. ¿Tanto molesta la resiliencia? ¿Tanto molesta que queramos las dos cosas?

Todxs lxs que quedaron en el camino son el motor de cada lucha, cada marcha y cada cartel pero también lo son el motor de cada risa, cada baile y cada fiesta donde nos festejamos, donde nos amamos y donde en comunidad nos abrazamos.

Es una lucha, cada día es una nueva y diferente pero también es una fiesta porque seguimos, exigimos derechos y festejamos, porque podemos. Porque al fin podemos, porque todavía podemos.

48 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like