Lleva dos semanas con la aplicación de Pedidos Ya abierta y todavía no se decide

Un joven cumplió anoche 14 días de indefinición sobre qué va a cenar. Osvaldo, de 23 años, mantiene en vilo a su familia ya que hasta el momento solo ingirió agua y algunos bizcochitos de grasa que le dejaron cerca.

La amplia variedad del catálogo que ofrece la app de delivery arrastró al muchacho a una espiral de ansiedad e indecisión. “Primero dijo que tenía ganas de pedir una pizza, pero empezó a abrumarse con la cantidad de restaurantes y ofertas”, contó su pareja. “Pasó una hora, dos, tres, me terminé haciendo un arroz con queso a las 1 de la madrugada”, confesó.

Según expertos, este fenómeno viene siendo cada vez más frecuente entre millenials y centenials, dos de las generaciones más temerosas y evasivas al momento de tomar riesgos. En el caso de Osvaldo, además, se suma su condición de amarrete. 

“Ya entró y salió por lo menos 100 veces de cada local. Cierran y vuelven a abrir, y él vuelve a entrar para comparar precios y buscar ofertas. Sueña con una promoción que nunca llega”, se lamenta Mabel, su madre.

En un intento desesperado por sacar a Osvaldo de su estado casi catatónico, amigos y familiares del joven instalaron una asamblea permanente por whatsapp para explorar estrategias. Algunos sugieren contarle que el repartidor de Pedidos Ya, el que viste de rojo y lleva un bolso, en realidad no existe, y son los padres.

 

Escucha el Club de los Fracasados, los sábados de 16 a 18Hs por Mega 98.1 o www.mega981.com.ar

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.