Por Ivana Osuna

 

El 28 de septiembre, Babasónicos sube un nuevo videoclip a Youtube. Es Adrián Dárgelos en primerísimo plano, mirando fijamente a la cámara, mientras canta el nuevo single, Cretino.

La letra es fascinante, como cada canción de cada disco de Babasónicos. No falla. “Esto no es el festival de la canción, // donde festejan y aplauden. //Tengo problemas, //y los resuelvo mal, //no soy un premio para nadie.”

De allí entonces que, primero que nada y por convicciones personales, entré al buscador de internet y busqué las palabras “Adrián Dárgelos abuso”. Cero resultados. “Babasónicos abuso”, cero resultados. Para ser pleno 2018, que una banda íntegramente conformada por chabones no tenga un solo resultado sobre esto en Google, no es garantía de nada. Pero sí un buen presagio. Que la historia me condene y me haga retirar esta nota de esta web si fallé.

Mientras tanto, continúo mi travesía por la historia de esta banda.

Durante más de dos décadas, Babasónicos se ha encargado de desestabilizar al rock argentino desde el mismísimo corazón de la bestia. Pocas bandas han logrado que canciones tan incorrectas se conviertan en hits radiales. Con determinación, talento e inteligencia, el grupo sostuvo una trayectoria ascendente, desde los sótanos en los que se gestó el Nuevo Rock Argentino de los ’90 hasta ámbitos que albergan a decenas de miles de personas. Luego de 11 discos oficiales editados y más de 22 años de giras constantes por toda Latinoamérica, la búsqueda continua.

Desde Pasto hasta Repuesto de fe, esta banda se paseó ostentosa por todos los géneros musicales. Cada letra es una historia, cada canción queda en la mente para ser tarareada el resto del día.

¿La gran estrella de la discografía babasónica? Jessico. Su sexto álbum de estudio, que vio la luz en 2001,  es una bomba de hits. Está considerado como el #16 entre “los 100 mejores álbumes del rock argentino” en la lista de la revista Rolling Stone. Fue elegido también “disco del año” tanto por lectores como por periodistas de las revistas Rolling Stone, Inrokuptibles y suplemento Sí! del diario Clarín. También en la encuesta que realiza entre músicos el suplemento NO del diario Página 12, fue elegido como el “mejor de 2001”. En el exterior, obtuvo el galardón de “mejor disco de rock latino” según la revista La banda Elástica de Los Angeles, y fue nominado como “mejor álbum de rock” para los Grammy Latinos. La revista Rolling Stone elaboró un ranking (sustentado por los votos de varios músicos profesionales, críticos y periodistas) de los “50 mejores discos de rock nacional de la década del 2000”, en el cual Jessico figura como primero. Las canciones estrella de este disco son Los calientes y Pendejo.

La #RecomendaciónMega es, entonces, dejar de ignorar a Babasónicos, que por sus letras poéticas hasta en las tildes y sus canciones pegajosas hacen que esta banda se merezca mucho más de lo que le estamos dando.

No importa cuándo leas esto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.