Estándares que no dan respiro

Por: Meli Echeverría

Para: La Juventud Está Perdida

Los estándares de belleza son construcciones sociales, narrativas que se nos imponen haciéndonos creer que todas (porque van principalmente dirigidos a mujeres) debemos y podemos llegar a eso.

Nos rodean, nos bombardean, nos golpean los estereotipos. En un plano funcional, son como organizadores de la información para que sea más fácil para nuestro cerebro la vida en sociedad y el constante encuentro con une otrx, son esos “atajos” necesarios para evitar estar percibiendo desde cero a cada paso que damos.

El problema aparece cuando esos estereotipos surgen de construcciones sociales que tiene como finalidad la discriminación. Cuando estos estereotipos define lo que es considerado “lindo” y lo que es considerado “feo”, y cómo a partir de esa división consideramos lo “permitido” y lo “prohibido” según el cuerpo que unx tenga.

Y este gran concepto madre de lo que supuestamente esta bien y lo que esta mal nos lleva a naturalizar cosas en vemos en todos lados.

Antes y ahora

77 ideas de Propaganda Antigua de Monterrey | imagenes de monterrey, fotos de monterrey, monterrey nuevo leon mexico

Si nos hubiera tocado vivir en una época donde los cuerpos de mayor tamaño fueran los más valorados tendríamos a las mujeres delgadas buscando la manera de subir de peso y consumiendo todo tipo de productos y servicios para lograrlo. Evidentemente, muchas personas nunca lo lograrían y vivirían frustradas totalmente seguras que es tu culpa.

Por su parte, las de mayor tamaño vivirían con pánico de adelgazar y perder sus curvas, y seguramente la industria se encargaría de hacerlas sentir que ante cualquier descuido podrían perder ese robusto cuerpo tan importante para definir su valor como personas. Obviamente, esta industria se estaría enriqueciendo mediante la venta de productos como el que aparecen en este anuncio. ¿No te suena familiar la historia, pero con los roles invertidos?

 

Fuertes críticas a la revista Caras por el título de su portada con la hija de Máxima Zorreguieta - Infobae

Volvamos a la actualidad y a la tapa de CARAS con Maxima Zorreguieta y Amelia, su hija. Tapa que etiqueto a Amalia de “pluz size” y la letra chica aclaraba que, con orgullo, “defiende su figura de “mujer real””

Primero podemos marcar que usa “plus size” para disfrazar la palabra gorda al referirse a Amalia.
Pero vamos a enfocarnos en si la intención de Caras era dar su opinión (que nadie pidió, por cierto), ¿por qué no emplear el término? Reemplazarlo simplemente lo carga de significaciones negativas y genera justo el impacto del que la sociedad actual lucha por librarse.

Hace también planearnos ¿A quiénes se refiere como “mujeres reales”? ¿Quiénes no lo son? ¿Las otras hijas de máxima no son “mujeres reales”?

¿Por qué la noticia central es que luce con “ORGULLO” su cuerpo? Como si el orgullo es una justificación por no ser hegemónica y ya.

Cara la siguió cagando cuando dijo que su objetivo fue rescatar una historia de superación de la princesa “que vive su adolescencia sin tabúes”. Tabúes que ellxs se encargaron por años de insertar en todas y cada psiquis que alguna se vez se atrevió a ojear algunos de sus productos.

Juicio Ininterrumpido

Cosas como estas existen, están siempre y solo se esta vez se destacó porque a alguien le hizo ruido, normalizan que nuestros cuerpos sean constantemente señalados al punto de transformarnos en nuestros propios jueces.
El dedo acusador se encarga de hallar siempre algún nuevo “ERROR” que nos aleja del cuerpo hegemónico. Se trata de un juicio ininterrumpido, firme y obstinado que opera a nivel inconsciente y no da respiro.

¿En qué momento comenzamos a rechazar nuestro propio cuerpo? ¿En qué momento convivir con nuestra humanidad se volvió tener que aceptarlo “tal y como es“? Cómo si estuviéramos cediendo, como si algo en nuestro cuerpo de verdad estuviese mal. Porque para aceptar algo, antes debió haber sido puesto en duda, cuestionado, criticado.

Hablar de cuerpos ideales es absurdo, tanto como hablar del color de piel ideal o de la talla de zapato ideal. Los cuerpos vienen por naturaleza en tamaños diversos y que la industria mande el mensaje de que todos deban adaptarse al mismo molde no solo es ridículo, sino que también es violento.

Ni la salud, ni el éxito, el fracaso, el valor, el amor, la tristeza o la felicidad son exclusivos de un solo tipo de cuerpo.

Las Mujeres vs Los Medios

10 Shares:
1 comment
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like