El cine coreano, un fenómeno con fundamentos.

Por Meli Echeverria.

 

En el espacio de Cinespoiler en MEGA98.1, durante este ciclo sobre producciones asiáticas, me tocó hablar especialmente sobre producciones coreanas, un hit que ahora va dominando de a poco todas las posibles plataformas de streaming musicales como de pelis y series.

Un poco de historia no aburrida

Para comenzar a entender este genero hay que entrar un poquito a la parte aburrida de las cosas, pero vamos a hacerlo lo más didáctico posible. Para tener un contexto hay que hablar un poco de historia.

Nos situamos después de la segunda guerra mundial que fue un momento decisivo en la división la gran península en 2, un norte con un gobierno netamente comunista y un sur capitalista, ambos separados por el conocido Paralelo 38.

Recién en 1950 Corea del Norte, con la decisión de querer toda la península unificada, comienza una batalla y ataques con lo que fueron tomando el otro extremo de Corea.  Por el lado sur no estaban listos ni por asomo y pero los del norte estaban más que listos con su trasfondo comunista. En medio de esta tomadas de tierras, Estados Unidos con apoyo de la ONU manda tropas y es el héroe de la situación, devolviendo a los nenes malos de corea a su lugar.  

Es cuando Corea del sur vuelve a su “libertad”. Si bien nunca se firmó un tratado de paz, desde ese momento ambas coreas viven el “alto de armas” más largo de la historia, por lo que cosas como el servicio militar siguen siendo fundamentales. 

El cine mientras tanto

Si eres fan de 'Parásitos', deberías ver estas 15 películas coreanas

Toda esta situación claramente fue y es más que definitorio en la realidad de las producciones audiovisuales.

Durante la guerra, entre el 20-45, todo lo que se producía si o si contaba con una censura digna de una situación de guerra mundial. Todas las producciones que se exponían eran netamente japonesas, país que fue invasor principal de la península durante estos años.

Una vez dividida la península es cuando comienzan a producirse cosas propiamente surcoreanas, especialmente en este pequeño trecho entre el fin de la guerra y la nueva invasión de Corea del Norte. Este periodo de felicidad duro poco, una vez que comienza esta nueva situación de guerra, todas las producciones destacadas no eran más que documentales de guerras y propaganda política, que llegaban a un triste número de 3 producciones por año.

Para 1960 esta situación vuelve a la normalidad y se vuelve a producir eso si con censuras y temas sensibles que no se podían tocar. Si bien después de situaciones bélicas siempre hay mucho movimiento en las producciones y en especial movimiento en la comunidad de directores que quieren contar una historia que siempre merece ser contada, el vuelo creativo estaba limitado. 

Para 1970 las producciones coreanas comienzan a basarse en novelas literarias, con el objetivo claro de poder exportarlo y tener un lugar en premiaciones extranjeras, y en especial una pantalla más grande de exposición. Este mismo objetivo es que impulsa leyes orientadas al desarrollo, potencialidad y el consumo de producciones propias. El primer paso fue el consumo en la tierra madre de las producciones, lo que termino en leyes como la de “las cuotas”, que para resumirles implicaba la exposición de películas hechas en corea en todos los cines coreanos, en números hablamos de 173 días donde si o si tenían que estar disponibles solo pelis hechas por ellos. 

La censura seguía un poco más limitada en guiones y temáticas. Comenzaron a producirse películas donde se marcaban mucho la diferencia entre el norte y el sur, donde el norte era toda la antítesis del sur donde se retratan tópicos como la juventud, la rebeldía y la libertad. 

Para los 80’ comienzan a reformarse el temita de censura con lo que lxs directores no solo tienen libertad para hablar de temas sensibles sino que también cuentan con un apoyo del gobierno. Todos lxs directores renombrados que hoy conocemos, en esa época fueron apoyados financiera y academicamente por el estado surcoreano, una movida magnifica del gobierno a la hora de exportar sus producciones especialmente sabiendo que no se limitó a lxs directores sino que comenzó a apoyar de la misma manera a todos lxs realizadores. 

En esta época es cuando los temas por fin salen de las novelas y esta camada de directores comienzan a tocar temas más reales y sociales. Esto junto a los avances tecnológicos hace que por fin se llegue a tener el éxito exterior que tanto querían.

Desde esta libertad de crear y producir es donde el crecimiento real de las producciones surcoreanas comienza lo que es hoy uno de los crecimientos más llamativos en la historia del cine mundial. Hablando, otra vez, en números en el año 2000 habían 200 producciones y en el 2015 se contabilizaron más de 200.000 producciones por año.

 

Características generales

10 excelentes películas y series coreanas que puedes ver en Netflix | De10

Esta bueno hablar de características concretas del cine surcoreano, que nos ayudan a identificarlo, más que nada porque es super difícil y algo a lo que personalmente le di muchas vueltas. Al consumir películas, incluso a veces del mismo director, vemos muchas diferencias y factores distintos, esto tiene mucha relación con la realización académica de directores y realizadores, la libertad a la hora de producir y elegir la narrativa pero especialmente la confianza en ellos. La diversidad super marcada es una de las características que definen al cine surcoreano.

Otro punto en común que podemos destacar es principalmente la calidad en fotografía, en guiones y en realización. Así como el factor común y una de las declaraciones que quedan más que claras, a lxs coreanxs les gusta el melodrama. El 60% de las producciones (pelis y series) son dramáticas, y cuando en las películas hablamos de romance hablamos de un romance obsesivo con un final casi insatisfactorio y con personajes que probablemente no lleguen a los créditos. Buscan, sin mucha anestesia previa, generar en el espectador angustia como un sentimiento principal.  

Dramas Coreanos

Para ver en Netflix: 10 dramas coreanos para todos los gustos

La producción de series dramáticas fue quizás lo que catapultó las producciones surcoreanas a los números actuales. 

Para entrar a hablar sobre dramas coreanos primero hay que hablar con propiedad y para eso voy a explicar algo que está bueno saber: solamente se puede usar el término Dorama para los dramas japoneses. El abecedario japonés no tiene la “D” separada, siempre va acompañada de una vocal (en este caso es la O) por esto se le dice DORAMA. Lxs coreanxs le dicen dramas a sus dramas y doramas a los dramas japoneses.

Por claros motivos, históricos sobre todo, a lxs coreanxs no les pone muy felices que sus producciones sean reconocidas como doramas (japoneses).

Le podemos decir a los dramas coreanos: K-Dramas. 

La definición concreta entonces de un k-drama es: serie de televisión del género dramático que se produce en Corea del Sur. 

Comenzaron a producirse en 1960 y a popularizarse después de los años 90. En otros países diríamos que son telenovelas o novelas pero hay algunas variaciones que las caracterizan especialmente.

El mercado de los dramas coreanos es muy fructífero pues algunos anunciantes han llegado a pagar hasta 13.5 millones de wones (11.368 USD) por aparecer 15 segundos en los cortes comerciales de los k-dramas.

Características generales: 

-Son dramas. Ya sean policíacos, históricos, románticos o familiares, siempre son dramáticos.

-Tienen un número definido de capítulos. Pueden ser 16 o hasta 50, algunos pasan de los cien.

-No tienen secuelas, ni segundas partes. La historia se presenta completa en una sola temporada.

-Tienen música original.

Cada drama tiene música original lo que ha favorecido el florecimiento de la industria musical y del k-pop, ya que muchas canciones son de este género. Algunos cantantes de k-pop actúan en k-dramas y viceversa, esto también ayuda a la popularidad de sus productos.

Libretos únicos

En este punto los dramas son escritos especialmente para la televisión por lxs guionistas, estos no son muy inusuales pero hay varios que si son originales, por ejemplo Hong Gil Dong es un libreto original. Muchos libretos originales han tenido una excelente aceptación, siendo muy vistos por muchas personas.

 

Libretos basados en historietas japoneses o libros coreanos

Ya que los coreanos cuentan con historietas o libros llamados Manhwas, estos vienen en diferentes tomos o ejemplares que cuentan una misma historia y son elaborados son textos e imágenes, los dramas son basados en estos para poder crearlos de forma real y reproducirlo en la televisión.

Una fuente principal son los Mangas japoneses como por ejemplo el tan conocido “Boys Before Flowers”.

Si bien los k-dramas fueron los teloneros para descubrir a las películas, con la calidad que se maneja en todas las producciones especialmente en las películas, el éxito era inminente y el Oscar para una película como PARASITE fue lo que comenzó a tirar una de las barreras más antiguas. No queda otra que dejarse sorprender por un cine de calidad, con guiones extremadamente excelentes y una fotografía que sobrepasa las producciones norteamericanas hasta con el esfuerzo mínimo.

¿Por donde comenzar? Acá te dejamos algunas recomendaciones

 

Escucha Cinespoiler todos los sábados desde las 18 horas por MEGA98.1

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.