OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Soldaditos del sistema

Por Exequiel Arrúa 

Se confunde los términos, ahora periodismo parece ser que es contar una historia presentando una declaración jurada que deje de manifiesto de qué lado de la mecha estas. Contar algo, por insignificante que sea, sin un rotulo de “ellos” o “los otros” no es algo que abunde. La clasificación oficial que determina a que bando perteneces opaca y reduce la posibilidad de analizar segundas líneas. Los motivos están reducidos a lo bueno y lo malo, hasta la inocencia de los primeros años es alterada  por el entorno.  

La humanidad se va envolviendo de progreso mientras se convence que el avance del tiempo es equivalente a la evolución. Se busca imitar talentos por medio de apariencias, empapados de discursos revolucionarios nos seguimos pintando el pelo para que la televisión pierda credibilidad. En los últimos años vi a muchos gladiadores convertidos en reyes, los vi siendo un poder más nefasto del que combatían. 

La predisposición, la simpatía y los elogios en exceso son los primeros síntomas del hijo de puta. Quizás me volví un desconfiado pero el poder de la información y la sabiduría del silencio contribuyen en la visualización de estos sujetos entrenados para convertirte en envase descartable luego de registrar tu contenido en sus victorias. 

Sean las tres de la tarde o las dos de la mañana alguien siempre deambula buscando lo que nunca va a encontrar. En la ciudad de las narices la anestesia se volvió un fármaco social en constante crecimiento, y lo que era un vicio se convirtió en un negocio para luego volverse una virtud, una pobre virtud que define a los cobardes, a esos que cuando se miran al espejo no saben deducir cuánto vale su dignidad. 

Tenemos algo en común con los artículos que compartimos, nuestro humor queda expuesto en el tercer meme y a algunos les queda más práctico escribir lo que piensan en un comentario de un posteo ajeno antes que desarrollarlo en su propio muro asumiéndose. 

La buena noticia del mundo moderno es que los desastres siempre están en el futuro o atrás mientras el presente fabrica soldaditos para el sistema, algunos trabajan en un bunker, otros son comerciantes, están los políticos, los empresarios, los gestores, los curas y el ciudadano común entre otros. El fin del mundo no tendrá responsables, desapareceremos por no hacernos cargo ni siquiera de nosotros mismos. 

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.