“A los topos hay que hacerlos jefes”

Por Ivana Osuna

Hace un tiempo, nos cruzamos en la vida con uno de esos amigos que te hacen sentir bronca de no haberlos conocido antes. El intercambio en el pasillo del trabajo de repente se volvió charla, y la charla se volvió encuentro. Creo que el momento en el cual pensé “sí, esta persona tiene que quedarse en mi vida” fue cuando declaró a viva voz y con orgullo que se sabía de memoria los guiones de dos de mis películas favoritas.
En una de las últimas charlas, en las que un poco nos conocemos y otro poco intercambiamos conocimientos, surgió una frase que yo ya había escuchado antes y reconocía siempre en los nuestros: “sé que no te va a gustar pero…”, “sé que es una mierda pero…”, “sé que es horrible pero…”. Me ví. Se trata de las heridas que nos han dejado otros, durante nuestra vida, todavía latiendo siempre en críticas destructivas que aunque querramos olvidar no podemos, y todos los días salen a caminar un rato entre estas frases que identifico siempre en quienes vivimos una vida muy diferente a la de los protagonistas de High School Musical.
Desde hace unos años que prometí que cada vez que salieran de alguien estas frases, yo iba a retrucar con un halago. A veces exagerado, a veces romántico, pero nunca mentiras. Entonces cada vez que mi nuevo amigo decía una de estas, yo respondía “pero eso está muy bueno, bro”, “ey es genial esto, loco”, y así. Es una sensación difícil de describir la que surge cuando veo las caras que responden a estos halagos. Confusión, identificación directa, alivio. En ese orden.
Confusión porque de repente se encuentran con una persona que contradice a todas las otras, que estuvieron de acuerdo siempre con que nuestra forma de ver el mundo era extraña. Intensxs, ridículxs, estrafalarixs. No importa en qué momento haya sido, o si fue una chica que te gustaba, tu maestra de quinto o tu profesor de educación física. Una de las razones por las cuales no pienso traer hijes a este mundo es porque cuando somos niñes (y en realidad durante la mayoría de nuestra vida) nos pueden romper muy fácil, basta a veces un gesto, una palabra.
Identificación directa porque se reflejan en vos. Si te gusta esto, es porque te gusta lo que a mí me gusta, y se produce así un vínculo inmediato que a veces es difícil de manejar porque conocés poco al otro, tal vez te está mintiendo, tal vez se está burlando. En este punto, todxs somos como perritos callejeros: si acercás la mano nunca es para acariciar, siempre es para pegar.
Y alivio, finalmente, porque nos damos cuenta que nunca estuvimos solxs. Que somos una pieza más de un engranaje de opresión que hace lo posible por mantenernos aisladxs: la revolución industrial contra el arte. Sin dudas, hemos pensado toda nuestra vida que éramos nosotrxs lxs que no encajábamos en el mundo y es un abrazo al corazón descubrir que el mundo es el que no encaja con nosotrxs.
El título de este artículo es una frase que dijo Duki (artista del cual soy públicamente fan y escribí esta nota sobre los motivos) en este streaming con Coscu, refiriéndose a los comentarios en sus videoclips, donde se puede leer todo el tiempo cómo hay gente intentando burlarse de otra gente a la que ni siquiera conoce. Creo que es uno de los grandes flagelos de las redes sociales: a veces nos olvidamos que quienes estamos ahí dentro tenemos una realidad afuera, en la que no se pueden poner filtros ni recortar lo que no deseamos mostrar.
Somos una generación entera de topos cuya diferencia sustancial con los topos de generaciones anteriores (que no tuvieron la misma suerte) es que nos es mucho más fácil encontrarnos. Y cuando nos encontramos, nos aliamos. Nos rescatamos mutuamente.
Y si hay algo que tenemos en común es que no encajamos con la sociedad porque tenemos algo que sobresalta, y que se esmeran por apagar.
Si sos topo y estás leyendo esto, buscanos. Somos una hermandad de niñxs rata que construimos nuevos cimientos sobre nuestras piezas rotas.
Nos rescatamos mutuamente. Y estamos listxs para ser jefes.

7 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like