Covid-19: puntapié español para liberar de patentes a las vacunas

Una charla con Vanessa López

Las patentes son un derecho sobre la propiedad intelectual que otorga sobre determinado producto la exclusividad en la comercialización y la fabricación durante al menos 20 años. Tradicionalmente, la industria farmacéutica considera que es la única forma de incentivar la innovación, porque es la manera de recuperar las inversiones realizadas.

Lo cierto es que cada vez hay más evidencias que echan por tierra esta asunción y que ponen de manifiesto que los monopolios que generan las patentes nos llevan a problemas de altos precios de los medicamentos, escaso poder de negociación por parte de los Estados, que son los que compran mayoritariamente los productos farmacéuticos y, ahora como estamos viendo, problemas también de suministro.

No nos olvidemos que al final, bajo un contexto de monopolio gracias a las patentes, es una única compañía la que tiene el control sobre la fabricación y el suministro. Esto es lo que está pasando también con las vacunas contra la covid.

Bien público

Lo que se viene demostrando es que gran parte de los esfuerzos que se hacen en investigación y desarrollo de vacunas y de fármacos es dinero público, de los Estados. Y en el caso actual de las vacunas de la covid, la rapidez con la que se han desarrollado las vacunas ha sido gracias a las inversiones de los Estados, que ha sido enorme.

Hace unos días salía un informe publicado, de universidades aliadas por el acceso a los medicamentos, en el que venía a decir que la vacuna de AstraZeneca había contado con un 97% de fondos estatales y de la filantropía. Pero fundamentalmente estatales, del Gobierno del Reino Unido y de la Unión Europea.

Los colegas de Médicos Sin Fronteras vienen diciendo que al menos hay invertidos u$d 10.000 millones en la investigación, el desarrollo, la capacidad de manufactura para las vacunas. Por tanto cada vez hay evidencias que echan por tierra esta asunción.

Precedentes

El caso del VIH/Sida, también toda la batalla de las patentes fue tremendo. Allí fue gracias a que los países usaron las licencias obligatorias que es una figura contemplada en la legislación internacional sobre patentes y salud, hizo posible que se hicieran genéricos y que los precios bajaran de forma dramática desde los u$s 10.000 por paciente al año, a u$d 100. Esto fue en la década de los 2000. Allí hay ejemplos de cómo las exenciones y salvaguardas que contempla la legislación internacional ha favorecido el uso de genéricos.

Luego también hubo el caso, respecto al VIH/Sida, de una exención de una cláusula al tratado de los APDIC [Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio], que es el que me estoy refiriendo sobre propiedad intelectual, en el que se aprobó de forma consensuada que aquellos países pobres que no podían fabricar genéricos porque no tienen la capacidad de producción y no podían hacer uso de las licencias obligatorias, se permitió que pudieran importar fármacos genéricos fabricados en otros países. Por lo tanto, ahí tenemos otro precedente de cómo una exención fue apoyada y fue sacada hacia adelante.

Lo que permitiría esta exención es que las patentes no fueran un freno a aprovechar la capacidad de producción existente que hay en el mundo. Porque ahora mismo, no se están utilizando aquellas fábricas que pueden estar en capacidad de producir vacunas, por ejemplo, porque existe el obstáculo de la propiedad intelectual. Por lo tanto, si dejamos de valer esos derechos y liberamos las patentes, podríamos aprovechar esa capacidad de forma inmediata.

Distribución

Por otra parte, es necesario tener en cuenta que si se liberan las patentes, haría falta todo un proceso de transferencia de tecnología para que las fábricas pudieran producir, y también, en muchos casos, habría que reforzar la capacidad de producción como ya se ha venido haciendo con las grandes compañías farmacéuticas.

Decíamos antes, ha habido dinero público invertido en términos de créditos, ayudas directas, para que las grandes fábricas pudieran adecuar y mejorar su capacidad de producción.

Ahora mismo sabemos que la OMS está haciendo un estudio para evaluar realmente la capacidad de producción de las fábricas en diferentes puntos del planeta, países ricos y pobres, cuál es la capacidad ahora y en el futuro.

Luego, la seguridad y la calidad de las vacunas y medicamentos nunca puede estar en entre dicho. No es que con esta fórmula se van a bajar los estándares de calidad, en absoluto. Lo que haría lo de las patentes es que el suministro se puede multiplicar de manera exponencial porque la capacidad de producción que hoy existe no se está aprovechando y empezaría a emplearse.

Que se amplíe la capacidad de producción de vacunas, sin dudas permitiría que estemos mejor preparados para eventuales pandemias. Lo que ha puesto de manifiesto la pandemia de la covid es que la capacidad de fabricación de vacunas era muy escasa.

A unos meses de que había empezado se hablaba de que apenas habían unas diez fábricas en todo el mundo con esta capacidad. Por lo tanto, todo este proceso, además de permitir solucionar la pandemia lo antes posible y salvar vidas y reducir el impacto a corto plazo, valdría para reforzar la capacidad de producción de medicamentos y vacunas a largo plazo, lo cual sería muy positivo.

Nudo Gordiano

La decisión tiene que tomarse en el seno de la OMC porque es una legislación que tiene que ver con los derechos de propiedad intelectual que son aspectos que están recogidos en ese tratado. Sin embargo, este debate tiene lugar en muchos foros, incluido la OMS, la Unión Europea y otros fueros internacionales. De hecho hay que decir que tanto la OMS como la OMSida están apoyando esta medida.

Respecto a los países que lo apoyan, al día de hoy hay 203 de la OMC a favor y en contra tenemos a países como Estados Unidos, Japón, Suiza, la Unión Europea.

¿Por qué estos? Bueno, son aquellos países ricos donde tienen intereses económicos las grandes compañías farmacéuticas. Y aquí es donde está el Nudo Gordiano de la cuestión: estamos viendo que los países ricos están defendiendo los intereses de las compañías farmacéuticas a pesar de que hay dinero público invertido de forma clarísima y con unos niveles importantísimos. Están defendiendo los intereses económicos por encima de la ciudadanía y del derecho a la salud.

Esperemos, vamos a ver qué ocurre en las próximas semanas.

Más aportes

Hoy hemos visto que el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, en la Cumbre Iberoamericana ha dicho que está a favor de abrir el debate sobre la suspensión de las patentes. Esto es un paso adelante que vemos de manera muy positiva y también hace algunos días veíamos que el presidente Biden estaba sopesando esta posibilidad.

La presión sobre estos países y a los miembros de la Unión Europea, cada vez es más importante. No solamente porque hay muchos líderes de opinión que están pidiendo esta medida sino porque así también las evidencias lo demuestran. Constantemente estamos viendo que hay una desigualdad tremenda de acceso por parte de países ricos a países pobres y que por ejemplo, en el caso de la Unión Europea, que se encuentra muy rezagada respecto a otros países ricos, los incumplimientos de contratos por parte de las compañías son constantes.

Mercado negro

En todas las epidemias y con todos los medicamentos esto ocurre. Hay estrategias claras por parte de las agencias reguladoras y de la OMS para evitar que esto pase. Pero creo que es una cuestión diferente a la que estamos hablando ahora. Lo que necesitamos es multiplicar de forma exponencial la capacidad de fabricación de dosis, hacer un marco de distribución de las vacunas realmente equitativo, que los países ricos sobre todo abandonen esta actitud nacionalista que está haciendo que compren más vacunas de las que necesitan y que aquellas barreras, como es la propiedad intelectual para poder fabricar más vacunas, se elimine lo antes posible.

Escuchá la entrevista completa: 

 

42 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like